Síguenos en: Menu

A la calle el #19A


La tensión aumentará en las calles de Venezuela el 19 de abril. La oposición saldrá a marchar hacia las sedes de las defensorías del Pueblo en todos los estados en busca de aumentar la presión en contra del Gobierno y exigir la destitución de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), mientras que el oficialismo también marchará para conmemorar la independencia saliendo desde los puntos más populares del oeste de Caracas.

La oposición, que en el centro del país se desplegará desde 26 puntos, no frenará su lucha hasta conseguir sus objetivos: devolver las competencias a la Asamblea Nacional (AN), liberar a los presos políticos, abrir un canal humanitario para el ingreso al país de alimentos y medicinas, y convocar a elecciones.

Los hechos de contención registrados en las dos últimas semanas por parte de los organismos de seguridad del Estado contra los manifestantes, certifica para los analistas en política, que el Gobierno ejercerá más represión.

Luis Salamanca, politólogo, abogado y profesor universitario de derecho constitucional, pronostica que el Gobierno responderá con mayor represión que -a su juicio- será el plato del día de este 19 de abril y además con una contramarcha.

Analiza que para la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) será una prueba de medir su capacidad de convocatoria en el rescate de la calle y de lograr movilizar a los sectores más pobres. "Con esta convocatoria la MUD trata de profundizar el rompimiento que vienen haciendo los sectores populares frente al oficialismo al cual apoyaron hasta el 2013".

Salamanca prevé que la movilización será masiva en vista de que estos sectores quieren expresar su descontento; no obstante, los mecanismos de represión y control del Gobierno los podrían frenar ante el riesgo de resultar heridos, detenidos o muertos.

El politólogo estima que en consecuencia la tensión, la presión así como la represión en la calle crecerá. Reitera que el Gobierno también responderá con una contramarcha el mismo día, lo que podría generar el "peligro" de un encuentro entre ambos bandos y una represión en la que la contención no solo será con bombas lacrimógenas y perdigones; sino que seguramente cerrará las vías a los sectores populares para que no puedan salir a la marcha o los intimidará para que no participen. En consecuencia la oposición no mediría fuerzas.

"La represión crecerá porque el 19 de abril la oposición espera aumentar el número de participantes", asegura el profesor universitario a la vez que presume que el Gobierno tomará las ciudades una noche antes desde el origen de la marcha en los 26 puntos y además trancará las entradas a Caracas para impedir la movilización de los venezolanos.

Puntos altos y bajos

Francine Jácome, politóloga y directora ejecutiva del Instituto Venezolano de Estudios Sociales y Políticos, asevera que con el aumento de la presión y a su vez de la represión, la salida a la alta tensión que vive Venezuela es muy difícil de visualizar. Aclara que es importante tomar en cuenta que estos movimientos de protestas y de conflictividad tienen puntos altos y puntos bajos.

Evalúa que el Gobierno debe analizar los costos que tiene esa represión tanto en el ámbito nacional como internacional, si la oposición logra mantener la presión en la calle.

Jácome llama a no perder de vista el conflicto que existe a nivel social el cual también está en aumento porque no hay políticas públicas efectivas para solucionar la crisis económica del país.