Síguenos en: Menu

¡Ya basta de devaluaciones!: dolarizar


Enero 12, 2015

Ante las graves distorsiones que presenta la economía venezolana, el Gobierno se prepara para producir otra maxidevaluación del tipo de cambio oficial. Resultado: empobrecimiento brutal de la población más vulnerable, reducción del poder de compra del salario, inflación galopante y desmejora de la calidad de vida de las mayorías.

La dolarización plena en Venezuela. Lograría definitivamente un quiebre total de las expectativas de devaluaciones futuras del bolívar, eliminar la desconfianza y abatir la inflación a un dígito en el mediano plazo, mejorando la calidad de vida de los venezolanos.

¿Quiénes se oponen a dolarizar? En el caso de los líderes políticos, el tema de la soberanía, control y manejo directo de la política monetaria y cambiaria hace que tengan un enorme poder que se presta a posible corrupción e influencia política y económica. El manejo monetario a la discreción de los políticos, crea las condiciones para que se produzcan privilegios, actos de corrupción que van en detrimento de los ciudadanos, en forma de inflación elevada, pérdida del valor de la moneda y empobrecimiento acentuado. Esto no es reciente, ha sido la experiencia desde el año 1983. La inflación y la devaluación generan más desigualdades y hacen que los ricos se hagan más ricos y los pobres se hagan más pobres. ¡Una paradoja! Los que se oponen a la dolarización, tienen un alto porcentaje de sus patrimonios y activos en dólares. No solo se protegen de la perdida de valor de sus patrimonios, sino que con las devaluaciones se benefician de la compra de activos baratos en bolívares devaluados y generando altos beneficios cambiarios. En muchos casos, el retorno de inversión se potencia con el apalancamiento bancario al producirse la devaluación, lo que licua la deuda de crédito en bolívares.

Los argumentos de los economistas en contra de una dolarización plena señalarían que su implementación haría que el BCV cede la posibilidad de emplear la política monetaria para planificar la economía del país. Que se produciría una pérdida de ingresos para el Fisco por concepto de señoreaje. (Ganancia por emisión de papel moneda, bolívares); que el BCV no podría auxiliar al sistema financiero en caso de una crisis, y que dolarizar sería una decisión casi irreversible. Un país que dolariza entrega una parte importante del manejo y establecimiento de política monetaria. De ahí en adelante, la política monetaria y cambiaria la dicta la Reserva Federal de Estados Unidos. No se tendría la posibilidad de acudir a una devaluación para mantener la competitividad de sus productos, por lo que el país perdería permanentemente la capacidad de reaccionar frente a shocks externos; se quedaría sin amortiguadores. Estos principios de teoría y práctica económica argumentada serían válidos y estarían muy de acuerdo en el caso de una economía en condiciones de desequilibrio macroeconómico distinto a la de la magnitud que hoy vive Venezuela y su modelo; y que requerirían de una total disciplina de política económica altamente profesional, transparente, lejos de la influencia política.

Beneficios de dolarizar
• Estabilización y reducción de la inflación a niveles internacionales de un dígito.
• Bajas tasas de interés y con ello mayor acceso a los capitales.
• Eliminación de riesgo de emitir dinero sin respaldo lo que provocaba altos índices inflacionarios.
• Se descarta cualquier influencia política en el manejo monetario y fiscal del país.
• Credibilidad en el esquema monetario y en consecuencia atracción de capitales extranjeros (inversión directa).
• Mayor integración a mercados internacionales, de capitales y valores atrayendo inversión foránea de portafolio.

Balanza comercial que refleja la realidad productiva del país al no poder devaluar la moneda y beneficiar a los exportadores con esta medida.

La dolarización, no es la fórmula mágica para resolver los problemas económicos del país, pero logrará, a corto plazo, una estabilidad monetaria que incluye una reducción drástica de la inflación a nivel de un dígito, tasas de interés bajas, y de la incertidumbre para invertir. Se recuperará el ahorro y el patrimonio de los venezolanos, porque se elimina el riesgo de la devaluación, y el financiamiento crediticio mejora. Finalmente, la dolarización alentará la inversión extranjera y nacional de largo plazo por la estabilidad monetaria y baja inflación, y potenciara fuertemente la posibilidad de inversiones de las grandes petroleras multinacionales en la faja,

Finalmente como expresa el Dr. José Luis Cordeiro: "cada ciudadano tiene el derecho a tener una moneda fuerte y la responsabilidad del Estado es garantizar este derecho. Cada vez que se le pregunta sobre el dinero a un ciudadano, desde el más rico hasta el más pobre, la respuesta siempre es la misma: la gente quiere una moneda fuerte sin inflación. De hecho, muchas personas dicen abiertamente que prefieren dólares para tener la garantía de que ningún gobierno de turno tendrá el poder de destruir el valor de su dinero".

Guillermo García N.

Asesor Financiero
Candidato AMDP Harvard University
finanzasaldia@gmail.com


@asesorfinaciero