Síguenos en: Menu

¿Y ahora que viene?


Diciembre 26, 2015

La descomunal derrota sufrida por el oficialismo el pasado domingo 6 de diciembre, tuvo el efecto de un inesperado tsunami que barrió con todo el andamiaje de engaños, promesas incumplidas y triquiñuelas de un gobierno maula, cínico, malandroso e infame. Resultaron los 8 millones y tantos más votos, sin contar los anulados de los que la oposición democrática hubiera obtenido por lo menos la mitad de ellos, un plebiscito reprobador por parte del verdadero pueblo. En síntesis, el oficialismo fue barrido del sitial donde fungía ser mayoría y ahora se abre un camino para la recuperación en Venezuela de la vida democrática y la restauración de todo aquello que se perdió a lo largo de estos infames de 16 años.

Quedará solo el triste recuerdo de lo que fue el peor gobierno a lo largo de toda la historia republicana de Venezuela y que debe servir como un espejo de alerta para que los nuevos gobernantes no imiten lo que no se debe volver a hacerse. En otras palabras, el fin de una terrible pesadilla y el inicio de nuevos tiempos de reconciliación nacional y unificación de los venezolanos en torno al bienestar de todos, las libertades y no de un cogollo o partido que engañó a la gran masa.

¿Qué viene ahora? La tarea que todos los venezolanos tenemos que retomar a partir del 5 de enero del 2016, va a ser ardua y en extremo difícil: El país ha quedado arruinado económica y moralmente, así como también devastadas su institucionalidad y la democracia como sistema. Hay que empezar a reconstruirlo todo nuevamente, casi como comenzar desde cero. La reconciliación es incompatible con las ansias de venganza y de retalación y requiere de un respeto hacia la minoría, que ahora es el chavismo, respeto ese que ellos nunca tuvieron con los demás. Pero por respetar a la minoría no debe entenderse como impunidad ante tanta fechoría cometida. Llegaron al poder solo para saquear su riqueza, expoliar bienes ajenos, viajar y enriquecerse súbitamente de manera obscena e inmoral. Todo lo cambiaron --nombres, fachadas, instituciones etc.--, para no cambiar nada sino, todo lo contrario, empeorar lo que había.

La justicia internacional deberá encargarse de todos los que abusaron del Poder y violaron los Derechos Humanos: Desde el mismísimo Maduro y Cabello, hasta los Guardias Nacionales que dispararon y asesinaron a Génesis Moreno y al estudiante tachirense; los que dispararon perdigones a quemarropa a los estudiantes, los asesinos de la Plaza Altamira, y centenares de atropellos mas deberán ser enjuiciados y encarcelados sus autores y confiscados sus bienes. Y la primera ley a ser aprobada con carácter de urgencia, es la de una Amnistía general para liberar a los presos políticos, a la juez Affiuni y los Comisarios. La segunda deberá ser anular y dejar sin efecto alguno la Ley del llamado Plan de la


Patria y la Ley del Sufragio que modifico el mecanismo de las circunscripciones políticas del país para beneficiar al chavismo.
Esas tres Leyes deberán ser promulgadas a más tardar, en el mes de enero del 2016. Pero ahora viene el gran problema: ¿Les pondrá el ejecútese el Presidente Maduro? Si no lo hace, será peor para él y sus cómplices del TSJ.


Kaled Yorde