Síguenos en: Menu

Venezuela: el verdadero valor de una sentencia


Septiembre 15, 2015

Con la sentencia condenatoria a Leopoldo López, renace en Venezuela un liderazgo y ejemplo que no pertenece a nadie, sino, a un ciudadano cuya marca en la vida es y será trasmitirle a la nación nuevas esperanzas, que si se pueden soñar, aspirar y lograr en una Venezuela libre, hermosa y con futuro de vida. Es López el que marca las diferencias, a pesar de algunas torpezas de sus seguidores (VP) que no ven en esa grandeza la verdadera oportunidad de liberar al país de un estamento polarizado y comprometido con intereses ajenos a lo que la Nación se merece.

Queda en evidencia la mezquindad de la MUD y sus dirigentes "amos" de la oposición venezolana. Donde se logra ver en fáciles pinceladas de lo bueno y honorable que allí hay, como el "sátrapa" vulgar que a nombre del poder regional o local se han enriquecido y se ha hecho de una fortuna, cuantificable solo por sus acólitos. Quedan visibles que quienes se sirvieron de esos recursos mal habidos, desean hoy a espalda del sacrificio de López pretender imponer las mismas caras que solo garantizan que todo siga igual con los viajes y lujos de estos candidatos de la MUD, a sabiendas de los "saltos de talanquera" al estilo de UNT, que "ya no es contigo".

Por otro lado, el temor reflejado por el oficialismo ante la posible libertad del líder político Leopoldo López condujo al ya conocido manejo de las estructuras del Estado, en este caso el TSJ, para aplicar sanciones que logran mantener preso al símbolo de la libertad. Por otro lado, al precio que fuera, sea nacional e internacional no podían permitirse más inestabilidad de un gobierno que bien refería el presidente de Colombia Juan Manuel Santos: "la revolución se autodestruye". Complemento esta afirmación cuando podemos señalar que desde hace rato ya, el principio de "Peter" toca las puertas de la ineficiencia e irresponsabilidad gubernamental chavistoide del cabellismo y el madurismo.

Tras los acontecimientos, el líder Leopoldo López preso y condenado; siguen los ciudadanos "cada vez más preso", la frontera cerrada, control de cambio para los pendejos, salarios precarios, inseguridad, desabastecimiento y la salud en el piso. Ante este escenario, medidas que a bien o mal, compensan por el poco inventario que hay en el mercado interno, midiéndose en deudas a dólares y euros a los proveedores que no creen en payasadas.

Cierro el presente, citando a un amigo que encierra lo que el corazón del ciudadano común siente hoy por hoy, D. Mesa "No esperaba nada diferente, eso lo sabíamos, lo único era que lo hicieran oficial y de cuánto tiempo sería; lo que sé, es que hay muchos con las manos manchadas de sangre inocentes, que destruyeron a todo un país y que bajo engaños y mentiras siguen ahí, ofreciendo lo mismo de siempre. A Leopoldo López le aplicaron todo el peso de la injusticia y lo encarcelan, pero algún día resplandecerá de nuevo la justicia y los que hoy lloran y gimen entonces gritaran de alegría y felicidad".

José Pons