Síguenos en: Menu

Venezuela: buen momento para evaluar a nuestros parlamentarios de la Asamblea Nacional (2000-2006)


Marzo 06, 2015

En un sistema democrático es necesario evaluar el trabajo legislativo tanto el desarrollado por los parlamentarios como aquel impulsado por el Poder Ejecutivo para cumplir con su Programa de Gobierno. La Asamblea Nacional -caso venezolano, cumplen un rol esencial en la formulación, implementación y evaluación de las políticas públicas.

La calidad del trabajo parlamentario y la confianza de la ciudadanía en él es esencial para tener políticas públicas estables, efectivas y que respondan realmente a las necesidades de la ciudadanía. Por ello, medir y evaluar la forma en que la Asamblea Nacional ha desarrollado su labor parece indispensable. Por otra parte, es esencial que los Programas de Gobierno con que un Presidente es elegido sean fiscalizados en su cumplimiento.

Nada de estas teorías que establece la Ciencia Política, logran hacer evidenciar de los momentos más oscuros en la historia republicana en cuanto a la labor y productividad de la actual Asamblea Nacional y sus parlamentarios. La sola presencia de su actual Presidente y sus sequitos sumisos, representan los mejores tiempos de la casería de brujas y fantasmas de la edad media. Por otro lado, los de oposición que muchos llevan allí de 2 a 3 períodos no logran hacer las diferencias efectivas de su presencia.

Bien ha sido una presencia y un trabajo titánico de parte de algunos parlamentarios de la oposición que pudiesen ser señalados como heroínas y valientes. Otros como acomodaticia y gris. No así del oficialismo, que ha sido la más negra del historial republicano y de los cuales solo se podría solicitar sus renuncias y la imposibilidad de ser tomados en cuenta para aspirar nuevamente.

Por otro lado, en el caso de la practica parlamentaria. La ausencia de estos en sus circuitos electorales, el incumplimiento de agendas políticas con sus electores, el contacto y la presencia de oficinas parlamentarias hacen imposible estimar que estos conciudadanos logren repetir, sino, en base a la imposición del famoso consenso o del dedo que apuntala la mediocridad. "Es imposible lograr nuevas formas, si son los mismos rostro que la buscan" Albert Einstein.

Es un hecho, que las caras jóvenes han dejado cierto estupor en lo que se ha denominado "el Brinco de talanquera". Algunos de estos, sin formación política fueron "hechizados" para buscar en ellos la venta de su "lozanía", para la conquista del triunfo electoral. Hoy por hoy, preferimos el colectivo hablar de nuevos rostros y nuevas formas que aseguren una transformación del ejercicio parlamentarios desde sus circuitos hasta las responsabilidades que existen por sus regiones y el país.

He allí que esta percepción popular, ya no se inclina por ver los mismos, culpables o no de su ineficiencia la gente los observa más, como "Becados Púbicos" que como representantes protagónicos del cambio que requiere la nación. De esto podemos señalar que la generalidad de los términos, no deja de reconocer la labor de algunos.

José Pons
joseponschene@hotmail.com
@joseponsb