Síguenos en: Menu

Venezuela: Bolívar, realmente no te equivocaste


Junio 23, 2015

"Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro". Esta declaración, lapidaria y tajante, fue la exclamación más sensata de un análisis brillante en cuanto a los procesos políticos y su vinculación con la naturaleza humana en Latinoamérica, de la cual, deberemos entender que como sociedad, la herencia incuestionable de la historia marca las conductas de ayer, hoy, y esperemos que en el mañana sean lo menos posibles.

En la comprensión del fenómeno social, la presencia de estas parcelas que normalmente suman una representatividad relativa y hoy mensurable en porcentajes bajos, el resultado evidencia que los venezolanos no pertenecientes a estas son realmente la mayoría y además es esta la que sufre los embates de un grupo y el otro, es realmente alarmante la perturbación psicosocial del ciudadano, las familias y las comunidades que entre el estrés, la desesperanza, la ansiedad y una inestabilidad emocional severa, pasan los días clamando un cambio.

La polarización agota las posibilidades de acuerdos y soluciones en el país. Hoy ambos sectores sean llamados: PSUV y LA MUD. Ya no logran ofrecer una vía de solución para esta mayoría de los venezolanos que ansían nuevos aires y nuevas formas de ofrecer a sus vidas, tan ansiada justicia, igualdad y libertad en la nación. Es así, que ante este escenario los nuevos rostros, la dirigencia real de la democracia andamos buscando dar un paso adelante ante estas circunstancias.

La unión del país se consigue con el cese de los partidos. Estos, asumidos como están por una dirigencia que difícilmente se las pueda otorgar el título de líderes responde a la mezquindad más triste en virtud de los intereses que representan, dejando así a la patria huérfana del "querer queriendo". Estos partidos, que han transformado el bienestar de pueblo por el de ellos únicamente.

¿Soluciones a estos dilemas? Realmente si las hay, pero ninguna, al igual que la circunstancias del problema de la economía, son de corto plazo. Impulsemos la participación, los valores y la capacidad de resolución de problemas. La aceptación de nuevos análisis, respuestas y procesos son los que determinan la decisión de una sociedad comprometida con la nación, vía que decidimos asumir ante las expectativas nada alentadoras con estos mismos actores.

Con el esfuerzo de la mayoría, formémonos una patria a toda costa y todo lo demás será tolerable, afirmó Simón Bolívar, donde la libertad y la democracia logren acertarse en la patria y cuyos actores restablezcan los preceptos perdidos. Un país más "verde", una sociedad con posibilidades y una economía representada por sectores públicos y privados que fortalezcan la vida y las condiciones de crecer deberemos impulsar desde los ciudadanos, las familias y las comunidades.

José Pons
joseponschene@hotmail.com
@joseponsb