Síguenos en: Menu

Un ruido llamado César Ramos


Junio 11, 2015

Es para el Zulia un nombre que viene sonando y que para las comunidades universitarias les es incómodo a algunos y esperanzador para otros. Este protagonista de la academia, ha demostrado una mensurable huella de aportes y estudios que nos ha llamado la atención a todos aquellos que sin ser o siendo, de la Universidad del Zulia, compartimos en esencia su gran ideal: La Universidad de Servicio.

El continuismo de autoridades existentes, con concepto y esquemas que más que aportarle al Zulia, suma la ya frustración existente en el seno de nuestras universidades incluyendo la gran Universidad del Zulia donde las mismas caras que no gozan del mínimo sentido de no reconocer en ellos el Principio de Peter.

Desaparecida LUZ en los estándares internacionales, sucumbe en las páginas rojas de los diarios por hechos de corrupción y cuyas figuras no permiten develar el velo de la ciencia, la academia, la extensión y los senderos de servicio al conglomerado social. Este Profesor, cuyo currículo pocos conocen, nos ofrece un espectacular libro de páginas abiertas dadas a la esperanza y de buenas oportunidades.

Es para muchos un ruido, molesto e inesperado, para otros el cumplimiento de los Tiempos de Dios, que son perfectos. La decencia y la humildad brillan en sus senderos, la compresión global de la vida institucional, de la región y de la ciencia le dan un sui géneris apreciado y codiciado por sus adversarios, que con vos tenue no logran imitar.

Ha despertado tal "alharaca" que por dónde camina va sumando voluntades adentro y fuera de la Universidad del Zulia. He allí la pertinencia de su discurso y plan de trabajo que resalta por su elaboración en su más insigne figura como lo es Antonio Borjas Romero que le calificamos como el Padre de la Universidad moderna. Casualidad del destino, o suertes de la vida.

Una muestra más, que en esta dinámica social que vivimos el clamor popular son los rostros nuevos, con ética y profesionalmente preparados. Como señalaría el expresidente Rómulo Betancourt para aquellos que aspiran ocupar cargos de servicio público en una Venezuela aquejada de tantas dolencias de orden político y universitario.

Es menester del articulista, hijo del respeto y la participación ofrecer una carta abierta a tan digno aspirante. Con el sello del cambio, la inteligencia y una vasta experiencia. Este ruido llamado César Ramos no suena como un metal que retiñe, sino, que se perfila dentro del marco de la Nación como el resultado de lo que los venezolanos deseamos, líderes que resuelven problemas y no sean parte de estos.

José Pons
joseponschene@hotmail.com
@joseponsb