Síguenos en: Menu

Un proyecto económico exitoso


Mayo 23, 2014

Recientemente el Ministro Rafael Ramírez en el programa televisivo sobre el diálogo, declaró que en Venezuela hay un proyecto económico exitoso. Quien no viva en Venezuela, se lo creería por la fama que tiene el país como exportador de petróleo, a menos que el sentido de la expresión querría significar todo lo contrario, de acuerdo a la nueva jerga revolucionaria en clave, donde lo blanco es negro y 2 + 2 son 5.

Pero veamos en cifras estadísticas hasta qué punto la economía en Venezuela ha sido exitosa: Según el doctor Roberto Artavia de la Universidad de Harvard, en su ranking del progreso social a nivel mundial, de entre 132 países, Venezuela ocupa el lugar número 128, mientras que Cuba el 129; es decir, peores que nosotros están solo 4 países. Entre los más progresistas, Nueva Zelanda ocupa el primer lugar, seguida por Irlanda y Suiza; Holanda ocupa el 4º lugar. Los Estados Unidos el lugar número 16, mientras que Costa Rica en América Latina, el puesto 25.

En otra famosa encuesta llevada a cabo por la UNESCO, algunas Universidades norteamericanas e inglesas, conjuntamente con un grupo de ONGS, encuestaron sobre 5 renglones básicos entre 178 países sobre: 1) Educación; 2) Desarrollo; 3) Cultura; 4) Innovación y 5) Abastecimiento, con el siguiente resultado: A Venezuela le correspondió el lugar número 174; es decir, a solo 4 puestos de ser la peor a nivel planetario.

En materia de inseguridad jurídica para los asuntos económicos, Venezuela ocupa de nuevo el sitial de países más inseguros del mundo, no siendo para nada atractiva la inversión extranjera. En materia de inflación tenemos la tasa más alta del mundo, pasando la espiral en el mes de abril a casi 60% anual y en continuo franco ascenso. Desde que Nicolás Maduro asumió el poder, el famoso bolívar fuerte ha sufrido tres devaluaciones, convirtiéndose en una de las monedas más débiles del mundo. El sueldo mínimo en Venezuela es de apenas 59 dólares mensuales. En materia de inversiones extranjeras, estas se han reducido prácticamente a cero, habida cuenta de la falta de garantías de repatriación del capital extranjero y las nugatorias leyes económicas de mercado impuestas por el régimen, con el único propósito de arruinar a la empresa privada, todo sin contar con un sinnúmero de impuestos y de leyes laborales que estimulan la menor jornada laboral a cambio de una mayor obligación o carga monetaria (sueldos y salarios).

La otrora poderosa PDVSA que llegó a ocupar, para orgullo del país, el segundo lugar en el ranking mundial, hoy en día está fuera de ese ranking. Por otro lado, de ser un país exportador de caraotas, arroz y cereales, nos hemos convertido en importadores de tales rubros, perdiendo la soberanía alimentaria por la vía del Knock out. Ese es el escenario económico exitoso del que habla el Ministro Ramírez. ¡Saque usted sus propias conclusiones, amigo lector!

Kaled Yorde