Síguenos en: Menu

Un nuevo procónsul


Junio 09, 2014

En tiempos de la dictadura gomecista, el Zulia fue siempre gobernado por generales amigos e incondicionales del autócrata, que venían a la región como Procónsules de su imperio. Así gobernaron al Zulia, los generales José Ignacio Lares, Gumersindo Méndez, Alberto Aranguren, José María García, Santos Matute Gómez, Isilio Febres Cordero y Vincencio Pérez Soto.

Hoy, gracias a la elección directa de gobernadores tal práctica es imposible continuarla en la gobernación del estado, pero se sigue practicando, por este régimen autocrático, en el ente público más importante después de ella: La Corporación de Desarrollo de la región zuliana (Corpozulia). Este ente público, fue creado en 1969 para promover el desarrollo integral del Zulia dentro de la política de regionalización del desarrollo.

Corpozulia nació como un bastión del Zulia contra la centralización exagerada del estado nacional, con el propósito de una mejor distribución de los recursos económicos y una desconcentración geográfica de la inversión. Desde su origen, destacados zulianos motorizaron las gestiones para que el Presidente Rafael Caldera pusiera el ejecútese a su ley de creación e impulsaron programas con visión de desarrollo de largo plazo durante treinta años.

Al liderazgo indiscutible y fructífero de Fernando Chumaceiro siguió la labor de hombres tan vinculados al Zulia como Omar Barboza, Dámaso Campos, Augusto Faria, Enzo Rinaldi, Carmelo Contreras, Omar Baralt, Alfredo Rincón y Pedro Corzo. Ellos representaban a los más diversos sectores del Zulia civil, empeñados en buscar nuevos rumbos al desarrollo regional. En esos treinta años en Corpozulia se pensó en grande. Programas tan innovadores y trascendentes como el Sidero-Carbonifero,la creación de Sofioccidente, de Astizuca, el programa vitícola, la construcción del Puente sobre el Rio Limon, la creación del Centro Interamericano de Desarrollo Regional, la constitución de Carbozulia, los programas camaroneros y frutícola, el apoyo a proyectos como el Centro de Convenciones de Maracaibo, la promoción de diversas estructuras y obras civiles, el proyecto ferroviario Zulia-Los Andes, la zona industrial de la Cañada, el proyecto forestal del suroeste del Zulia, el centro internacional del Platano y tantos otros que sería muy largo enumerar. En todos ellos estuvo siempre la idea de que "La mayor riqueza del Zulia son los zulianos". En consecuencia, para desarrollar al Zulia se acudió siempre a sus líderes, gerentes técnicos, obreros, y campesinos, reclutados en sus universidades, empresas o haciendas. No se acudió a ningún cuartel. Otra es la historia de Corpozulia durante los últimos quince años. Nuevamente hombres de armas, reclutados del resto del país, son designados como nuevos procónsules para promover el desarrollo de una región que no conocen ni sienten. Los programas con visión de largo plazo son sustituidos hoy por la construcción de viviendas o la simple continuación de programas agrícolas surgidos hace veinte años, sin ninguna capacidad de innovación. Nos preguntamos entonces: ¿Es que para este régimen ya los zulianos no son la mayor riqueza del Zulia? ¿Es que el Zulia, en su mundo civil, no tiene zulianos con capacidad para orientar su desarrollo regional? ¿Creerá el régimen que Corpozulia es un cuartel?

Jorge Sánchez Melean