Síguenos en: Menu

UN LLAMADO DE ALERTA


Mayo 23, 2016

Las Academias de Historia, Ciencias Económicas y Ciencias Jurídicas del estado Zulia, ante la grave situación por la que atraviesa Venezuela, fijaron en conjunto, una posición ante el país y la región, como llamado de alerta. En Venezuela se está vulnerando el Estado de Derecho y en general el orden constitucional y democrático. Lamentablemente se están menoscabando el respeto a los derechos políticos, sociales, económicos y culturales, así como las libertades individuales. Ha desaparecido la subordinación de las instituciones del estado a la autoridad civil. La separación e independencia de los poderes ya es un mito.

No existe ni transparencia ni probidad en el manejo de los asuntos públicos. La libertad de expresión y de prensa se ha mediatizado. Pero tan grave como todo esto, es la acentuación de los bajos niveles de crecimiento económico y el aumento notable de la pobreza, el desempleo, la inflación, el desabastecimiento y la escasez de bienes básicos para el sostenimiento de la vida. Todo esto además, está acompañado de altos niveles de inseguridad y una crisis sin precedentes en servicios esenciales como electricidad y abastecimiento de agua potable, que ponen en peligro la paz, la convivencia, la seguridad pública y a los derechos a la vida y la salud.

Ante cuadro semejante, las Academias del Zulia ofrecen sus recursos humanos para el análisis y la solución de los problemas que nos aquejan, en el ámbito que incumbe a cada una, a fin de asegurar el desarrollo humano integral. Por todo ello, estas corporaciones de derecho público hicieron un llamado a las diversas ramas y niveles del Poder Público, a la Fuerza Armada Nacional, a las Iglesias, a las Universidades, a los partidos políticos, a las organizaciones de la sociedad civil y a los ciudadanos en general, a buscar con celeridad, antes de que sea tarde, salidas pacíficas, democráticas y constitucionales a la grave situación institucional por la que atravesamos. Para conseguir este propósito procede un dialogo amplio, sincero y patriótico, con mediadores o árbitros intachables, antes que medidas de excepción o de emergencia, aprobadas al margen de la Constitución y violatorias de ella, que antes que contribuir al entendimiento, generan más enfrentamientos. La Política es diálogo y entendimiento y no una guerra sin sentido, inspirada en la lucha de clases marxista. Por ello en Venezuela, o dialogamos con sentido constructivo o continuaremos profundizando una crisis de pronóstico reservado. Es este pues, el llamado de alerta de nuestras Academias.

JORGE SÁNCHEZ MELEÁN