Síguenos en: Menu

Transición hacia el abismo


Marzo 11, 2015

Dando muestras de cinismo e ignorancia, el Vicepresidente de la República, afirmó durante la entrega de la "Memoria y Cuento" correspondiente a la gestión ministerial del año 2014 lo siguiente: "Venezuela si está en transición"…"Si, estamos en transición, rumbo al Socialismo"…"el único modelo que fracasó en Venezuela y que está haciendo aguas en el mundo entero es el modelo del capitalismo, no es el socialismo". Esto es cínico, pues habría que preguntarse: ¿Qué significaría una transición al Socialismo? Significaría para los venezolanos un mayor autoritarismo hegemónico, con menos libertad y pluralismo. Un mayor control de los medios de comunicación de todo tipo. Más planificación central en desmedro del mercado y la iniciativa individual.
Eliminación total de la propiedad privada acabando con todo incentivo para producir. Instauración definitiva de los monopolios estatales ya excesivos, que acaban con la competencia y la calidad de los bienes y servicios. Mayor control de precios y costos acabando con la rentabilidad requerida para producir y para generar el excedente indispensable para la inversión y el crecimiento.

Transitar hacia el Socialismo marxista significa más estancamiento económico y nulo progreso tecnológico. Acabar con la relación indispensable entre el esfuerzo laboral y las remuneraciones, anulando todo estímulo para producir más y mejor. Más Socialismo implica tener una burocracia exagerada, sumisa e improductiva, al lado de un subempleo creciente, en un mercado informal de trabajo precario. Ir hacia el socialismo es fortalecer el estancamiento ideológico y el aislamiento cultural. Acercarnos más al socialismo supone una tensión política permanente que obliga a la represión y persecución constantes. En fin, más socialismo en Venezuela implica más pobreza, más escasez, más desabastecimiento más desempleo, más inflación, y en general menor bienestar. El socialismo como sistema económico solo ha tenido éxito en repartir bien la miseria, pero ha fracasado en la generación de riqueza. Plantear una transición al socialismo es cínico, porque el régimen sabe que las encuestas últimas revelan que el setenta y cinco por ciento de los venezolanos lo rechazan. Y además, las afirmaciones del Vicepresidente revelan ignorancia, pues en Venezuela nunca hemos tenido una verdadera economía de mercado (capitalista) sino un Petroestado interventor y rentista, acrecentado en los últimos tres quinquenios. Y si algún sistema económico ha "hecho aguas" en el mundo entero es el socialismo, que prácticamente ha desaparecido del planeta. En el mundo lo que está en marcha es un Postcapitalismo, estudiado por Peter Drucker, que en general está generando más riqueza y mayor bienestar, aun en medio de dificultades coyunturales. Por ello, los venezolanos solo queremos una transición hacia la Democracia, con estado de derecho y economía social de mercado. Lo demás, es la transición hacia el abismo: el socialismo marxista del siglo XXI.

Jorge Sánchez Meleán