Síguenos en: Menu

Tiempos de trapos rojos


Septiembre 11, 2015

Cuando un régimen totalitario, bien sea de izquierda o de derecha, está a punto de caer y su situación política y económica es insostenible, acude por lo general, a la treta de lanzar trapos rojos con el fin de distraer a la opinión pública nacional de los graves problemas que le aquejan. Siguiendo al pie de la letra las reglas de la propaganda nazi inventadas por el siniestro Ministro Goebbles del régimen nazista, Nicolás Maduro con los lineamientos que le mandan desde Cuba, asoma varios trapos rojos. Ahora que su popularidad anda por el suelo y su derrota inminente en las elecciones del 6 de Diciembre, trata de crear una grave crisis en las fronteras que justifique suspender las elecciones.

La única manera aparentemente legal que le queda para poder evitar una estrepitosa derrota y ser sepultados por un alud de votos negativos en contra de la tripleta Castro-Maduro-Cabello, es provocar un conflicto en alguna de sus fronteras.
A mediados de Agosto trataron de meterse con Guyana, a raíz del viejo y justo reclamo que a Venezuela le asiste sobre el territorio del Esequibo. Había sido Fidel Castro quien convenciera al difunto caudillo Chávez de desistir del reclamo contra Guyana, puesto que en ese entonces Cuba mantenía buenas relaciones ideológicas con la ex-colonia Británica, vecina de la tierra de Bolívar. Como quiera que el mono sabe sobre que rama encaramarse, sopesaron bien la maniobra distraccionista, evitando caer en otro "malvinazo", vale decir, sufrir una aplastante derrota militar de manos del ejercito de la Gran Bretaña, quien humilló a las Fuerzas Armadas argentinas en 1982, cuando Galtieri invadió a las Islas Malvinas, territorio ese protegido por la Commonwealth británica, tal como lo es la mismísima Guyana.

Esas razones obligaron a la tripleta Castro-Maduro-Cabello, a mirar hacia otro lado, en este caso, Colombia, una frontera caliente con movimientos intensos de contrabandistas mafiosos, narcotraficantes, guerrilla y paramilitares de bando y bando. Valiéndose de un incidente donde unos supuestos paramilitares o contrabandistas asesinaron a tiros a 3 Guardias Nacionales, Maduro aprovecho la coyuntura, cerrando las fronteras con Colombia y de paso deportando a miles de colombianos residentes o ilegales que hacían vida en Venezuela, acusándolos de ser los causantes del desabastecimiento que existe en Venezuela. Como el régimen de Caracas es inmoral, cínico e hipócrita hasta en su esencia, olvidan, o mejor, soslayan con todas las malas intenciones del mundo, que el desabastecimiento tiene un origen económico y el contrabando es un efecto, no la causa de la crisis económica que afecta gravemente a Venezuela. Si soltara el dictador de Miraflores el dólar controlado y eliminara el subsidio y la tasa del $ a 6,30, protegiera la iniciativa privada y devolviera la Agro-isleña a sus propietarios, dejando de hostigar a la Empresa Polar, los contrabandistas y bachaqueros no tendrían razones de peso para sacar productos alimenticios y farmacéuticos hacia Colombia. Así de sencillo!!.

Kaled Yorde