Síguenos en: Menu

Tiempos de evaluar lo que hay


Marzo 12, 2015

Si bien pudiésemos utilizar técnicas para evaluar lo que hay hoy en el poder político en sus tres niveles, aprovechamos dos estimaciones que a juicio del articulista son oportunos para el análisis ciudadano, de sus familias y las comunidades. Poco conocidas una, olvidada la otra. Hablamos de la política de Nación y la Teoría del Estado Psicosocial.

Ambas nos podrán animar a encontrar en estas perspectivas que determinen una evaluación determinante en momentos electorales o de cambios en los rumbos que como Nación ameritamos, con suma urgencia. Respuesta que tendremos que ofrecer en un proceso electoral, el cual, se avecina en el país. Las elecciones a la Asamblea nacional de la República de Venezuela.

Una política de nación, dirigida a la observancia de nuestro estamento político: Pensamos que esto es una relación personal del líder político cuya característica fundamental es la capacidad de desvincularse profundamente, entre los intereses personales, con los intereses que requieren y constituyen los pilares políticos que guían en el tiempo a un País; en base a conceptos rigurosos sobre Democracia, Libertad, Equidad y Justicia, entre otros. Podría percibirse como una actitud preestablecida cuya relación y armonía se basará siempre en anteponer a la Nación sobre cualquier otro interés.

Aquí a nuestro parecer, sean alcaldes y gobernadores en Venezuela son lo menos calificados a aspirar por estos cargos de participación; criterio este que parte que es ya tradición entender para nosotros que la proporcionalidad entre riqueza obtenida a título personal y pobreza heredada por sus gestiones: ofrecen un saldo que siempre marca a su favor. Es esta relación, las que nos indica la ausencia de políticas de Nación, que no debemos reforzar votando por estos "delincuentes organizados". ¿Es acaso que alguno de estos salió de estos cargos, sin que los acompañe una gran fortuna personal?

Por otro lado, el fin mismo de las gestiones políticas en una sociedad, dirigidas al desarrollo, crecimiento y una vida digna de nuestros conciudadanos. Lo que permitiría establecer como fin único, el mejoramiento continuo de los ciudadanos, sus familias y las comunidades. A través de decisiones, posturas y criterios ecológicos, sociales y económicos que giren alrededor del pueblo y para el pueblo. Partiendo del individuo y sus expectativas, sus familias y las comunidades.

Por cuestiones de espacio, esta guía es útil, ya que si el uso de artimañas, testaferros, empresas fantasmas, entre mil formas más, logran evadir la justicia. La centrifuga del bienestar ambiental y social dejan siempre en evidencia lo que hacen y no deben con el patrimonio público propiedad de todos. La intensidad con que exijamos de nuestros liderazgos la postura más ética e intelectual para ejercer los curules en la A.N. será más la seguridad de una gestiones eficientes a favor de los venezolanos.

"No a las mismas caras".

José Pons
joseponschene@hotmail.com
@joseponsb