Síguenos en: Menu

Tiempo de Navidad


Diciembre 18, 2014

Para algunos las fiestas decembrinas tienen una connotación consumista, sin embargo, la Navidad es tiempo de paz, de reconciliación, de solidaridad, reflexión, una oportunidad para renovar la fe. Tiempo de celebrar la vida, de valorar los afectos, la familia, amigos, de encontrarnos con aquellos que no frecuentamos pero que ocupan un lugar privilegiado en nuestro corazón. Es momento de encuentro, de revisión, es el momento de tener tiempo para nosotros mismos, tiempo para compartirlo con los seres que amamos, con los amigos y familiares que están siempre, cuando hay risa o cuando hay llanto, cuya incondicionalidad bien merece estar incluidos en la agenda de afectos.

En todas partes del mundo, millones de seres humanos celebran la Natividad del Niño Jesús, que vino al mundo para rescatarnos y hacernos mejores. Es una época que permite despojarnos de rencores, de poder sentarnos otra vez con un hermano, con un amigo con el que tenemos diferencias, con los que quizás hemos discutido por diferencias personales o políticas. Es una oportunidad maravillosa para que los que somos creyentes y los que no lo son, demos paso a la paz, al amor, a la reconciliación.

Esta Navidad para muchos venezolanos no es la mejor, no porque no haya suficiente dinero para comprar los regalos, los ingredientes del plato navideño, sino porque muchas familias están separadas, muchos padres no pudieron viajar a encontrarse con sus hijos, debido a la lamentable crisis que vivimos. ¡Cuántos amigos se han marchado a vivir en el exterior! No es la mejor para los que tienen sus familiares presos, para los que están enfermos, para los que han perdido a sus seres queridos por enfermedades, accidentes o que han sido víctimas de la violencia. A los que viven esta situación les expreso mi solidaridad, debemos recordar que Dios no abandona a sus hijos, que no estamos solos y que la Navidad es tiempo de esperanza, que esta circunstancia debe traer consigo la renovación de la fe por un mañana mejor, que sirva para afianzar los lazos familiares y de esta forma poder seguir hacia adelante, no desmayar en el empeño de mejores tiempos, donde la justicia prevalezca y las oportunidades sean para todos por igual.

La Navidad es tiempo de soñar, abogar y prepararnos para emprender el camino hacia un mundo mejor, hacia una Venezuela próspera, de paz, donde haya justicia, en la que las diferencias sirvan para nutrirnos, corregir los errores o afianzar nuestras creencias, no para separarnos. Les deseo que más allá de las circunstancias, esta sea una Navidad plena de afectos, de renovación de la fe: ¡Feliz Navidad!

Noel Álvarez
Coordinador Nacional de "Gente" Generación Independiente

@alvareznv