Síguenos en: Menu

Soluciones


Agosto 18, 2014

Mis últimos artículos han estado dedicados a examinar, con las limitaciones que impone el espacio periodístico, algunos de los más graves problemas nacionales.

Ahora quiero hablar de las soluciones a esos problemas.

La situación del país es grave, gravísima. Sin embargo, esa situación tiene soluciones.

Mi diagnóstico de la crisis nacional lo reduzco a seis palabras y una preposición:

Un país dividido.

Un gobierno equivocado.

Una ausencia de alternativa.

Las democracias serias cuentan con un gobierno que se ocupa de atender las demandas ciudadanas y con una alternativa que ayuda a gobernar y que se prepara para sustituir con éxito al gobierno que le toca enfrentar.
Lo primero que requerimos es que tanto el Gobierno como los sectores que puedan ejercer un liderazgo nacional tomen conciencia de la gravedad de la situación y actúen en consecuencia.

He dicho en otras ocasiones que necesitamos ¡un nuevo gobierno ya! Ese nuevo gobierno debería ocuparse de cambiar dos cosas: las ideas que han fracasado en los últimos 15 años y los personajes que han dirigido esas políticas.

Al presidente de la República le digo con todo respeto: cambie las políticas equivocadas que nos han traído a esta situación tan crítica y cambie a los cuadros que han gobernado en los últimos años y que han fracasado tan ruidosamente.

La solución para el primer problema que menciono, que es la falta de unidad nacional, pasa porque el presidente de la República le anuncie al país, en el marco de ese sacudón al cual el propio Presidente se ha referido, que cancela la política de la confrontación y la sustituye por una política de diálogo constructivo. En segundo lugar, que cancela las políticas económicas equivocadas y las sustituye por una política de estímulo a las inversiones para generar riqueza, empleo, bienes y servicios que satisfagan la demanda nacional y finalmente, que cambie las personas que han dirigido las políticas equivocadas y las sustituya por gente competente y honesta, que le inspire confianza a los inversionistas nacionales e internacionales, para colaborar con la recuperación económica del país.

En resumen Presidente, cambie sus políticas, cambie su gente y cambie su heredado estilo confrontacional y comenzaremos a salvar al país.

Seguiremos conversando.

Eduardo Fernández
@efernandezve