Síguenos en: Menu

SOLILOQUIO: EL ACTO MORAL DE GOBERNAR


Abril 30, 2016

Un presidente, un gobernador y un alcalde no está ausente de la medida moral de lo que hace o no, y menos esta por arriba del bien o el mal. Lo cual, nos lleva a entender que sus acciones en la medida que la Constitución le impone, deberá estar apegado a una moral y una ética. El hombre se valora por sus actos; el juicio que se hace de una persona se basa principalmente en las acciones que él realiza, por lo que se puede decir, que la base de la moral son los actos humanos.

Por lo tanto, según nuestras costumbres y comportamientos damos forma a nuestra vida y adquirimos nuestro propio y particular modo de ser. Ese carácter o modo de ser se adquiere por medio de una serie de hábitos y costumbres. Si afirmamos que el término moral se refiere al comportamiento en qué consiste nuestra vida. Este comportamiento se compone de hábitos, actos y costumbres lo que se hace más fácil determinar el sendero que surca cada gobernante en un país.

Sin pretender caer en un debate filosófico, estos principios que no se ven, logran con su fuerza imponer decisiones a veces brutales en el pueblo; caso Mussolini, Adolf Hitler, entre otros. La realidad política venezolana está en serios cuestionamientos el rol de estos gobernantes, sean del Psuv o de la MUD; índico esto, por la necesidad que hay de establecer que la moral del comportamiento humano no tiene que ver con el color de un Partido o una posición política. Lo cual, nos libera de poder señalar sin cohibición alguna.

La situación del país generada por estos años de gobierno chavista-madurista y el sequito de gobernadores y alcaldes que sostienen tales actos, se hacen parte de los actos morales del gobierno central. Por otra parte, gran parte de la dirigencia de oposición, vinculadas a actos de corrupción, vicios administrativos y grandes fortunas en otros países, vinculan el tema moral es sus falsas pretensiones. Esto nos debe hacer reaccionar.

Si bien en el razonamiento que parte de una unidad necesaria para salir de Nicolás y sus secuaces, la deberemos de asumir con esa oposición con tal moral, es entonces vital entender que los manejos en la post-Venezuela estarán consustanciada con la perversidad, la exclusión y las practicas que provocaron una "medicina" que fue peor que la enfermedad. ¿Estamos en un círculo vicioso? Pienso que sí. Soluciones, en un debate deberán aflorar en un pueblo preparado y capaz.

Hoy por hoy, en una carrera sin paragón, las inversiones de grandes capitales se observan con tal desparpajo de ambos sectores que dejan al ciudadano perplejo. Ejemplo de ejemplos: un diputado suplente (que no cobra sueldos) con una campaña millonaria a nivel nacional, no sabemos si es para presidente o gobernador u alcalde. Por otro lado, el genocidio sistemático del actual gobierno, nos hace comprender que tal moral es inamisible e imperdonable. Es entonces que la lucha deberá buscar un "No" al retorno de ambas morales que se exhiben.

JOSÉ PONS