Síguenos en: Menu

¡Sin Miedo!


Diciembre 05, 2015

Por primera vez desde el año 2000, la oposición es ahora mayoría del 82% y abierta favorita en las elecciones Parlamentarias del próximo domingo 6 de Diciembre. Tal abrumadora ventaja se debe, fundamentalmente, a que la sociedad civil entera --incluidos más del 60% de los simpatizantes del régimen madurista--, sintieron en carne propia el lacerante dolor y el miedo que producen la inseguridad, el desabastecimiento, la pésima calidad de vida del ciudadano común, la carencia de todo tipo de insumos y renglones, materia prima y sus derivados, el alto costo de la vida, el indetenible nivel de impunidad, caos económico y pobreza supina del venezolano. De igual modo, se les arruga el alma de tanto cinismo, desfachatez, caradurismo y sinvergüenzura. La gente está harta ya de los negativos revolucionarios malandros y ladrones del Erario Público que se han echado al mundo entero encima.

El próximo domingo tendrá que haber un diluvio universal de votos a favor de la democracia y de las libertades que sepultarán al régimen apátrida que vela más por el interés de la Cuba castro-comunista, que del país nacional. Ese diluvio de votos tiene que contabilizar por lo menos unos 10 millones de votos a favor; lo ideal serían los 12 millones. Tiene que ser una victoria contundentisima como nunca antes había habido en este país para que los tramposos del CNE e integrantes de las mesas electorales de los simpatizantes del oficialismo no alteren los resultados, haciendo la trampa. ¿Cómo piensan ellos montar esas trampas? Votando por los que no fueron a votar, entrampando a los votantes asistidos, llenando las planillas vacías después de las 5 o 6 de la tarde cuando los testigos de la oposición se retiren, comprando a los testigos o aprovechándose de los que no asistan al centro electoral a cumplir con sus obligaciones. Todo tipo de actos inescrupulosos harán, puesto que para el Alto Gobierno, sus secuaces y subalternos conformando batallones, patrullas, comandos y motorizados armados, entre tantas otros ventajismos, no existen los escrúpulos.

El Oficialismo creará en estos últimos días que quedan antes del 6-D, costosísimas campañas por los medios de comunicación social, saturadas de mentiras descaradas, engaños, calumnias y ofensas contra los candidatos de la sociedad civil libre. De igual modo, regalarán incontables artefactos eléctricos, muebles, dinero, bonificaciones del erario de la Nación y de los nuevos préstamos que le pidieron a los chinos. Amigos lectores:
No hay que ser indolente ni tonto. Reciban todo lo que les den, pero, eso sí, no vendan sus conciencias ni su dignidad. No dejen a sus hijos y nietos sin país ni libertades. No le hagan el juego a Maduro, absteniéndose de votar. Tratarán de crear violencia y terror; pero no se asusten. Liberen a la patria de su nuevo insolente usurpador castro-comunista y de sus indignos adláteres civiles y militares, los verdaderos apátridas acá en Venezuela.

Ellos saben que la Justicia Internacional a través del Protocolo de Roma y el Tribunal Penal Internacional de La Haya, están esperándolos con un engrosado expediente en las manos. Sin miedo a votar se ha dicho el próximo domingo, con el irreductible ánimo de defender el voto libertario y democrático. Viva Venezuela libre.

Kaled Yorde