Síguenos en: Menu

Simón Bolívar y el dólar


Junio 04, 2016

El año de 1792, cuando Simón Bolívar tenía 9 años de edad, se creó el dólar como una copia del peso fuerte utilizado en la América española. Ese peso era la principal moneda "internacional" y se usaba para el comercio entre los diferentes continentes. Desde entonces el mundo ha cambiado mucho.

¿Cómo permitimos los venezolanos, primero, que los estadounidenses nos copien la moneda y, segundo, que ellos la defiendan y nosotros no? ¿Cómo permitimos que los dirigentes populistas manchen el nombre de Bolívar con algo tan banal como la moneda? ¿Cómo permitimos que los políticos devalúen continuamente el bolívar y empobrezcan a toda la población?

Los verdaderos gobiernos patrióticos defienden la moneda de sus ciudadanos. Los líderes patrióticos saben que el dinero es el principal activo de la gente, especialmente de los más pobres cuyo ingreso principal es el sueldo ganado arduamente con su trabajo. Los patriotas de verdad defienden el valor de la moneda pues saben que en materia económica no hay nada más perverso que la inflación para el pueblo. La dolarización terminaría inmediatamente con la inflación y la devaluación. ¡Sólo así podrán Bolívar y el bolívar descansar en paz!

La Primera República de Venezuela cayó en 1812, entre otras cosas, por el pánico monetario que vivieron los venezolanos de ese momento. Ahora la Quinta República corre el riesgo de caer por otra inflación. El propio Simón Bolívar explicó claramente que los venezolanos preferían a los gobernantes españoles con sus pesos fuertes que a los seudopatriotas que imprimían dinero sin valor:

"Esta nueva moneda pareció, a los ojos de los más, una violación manifiesta del derecho de propiedad, porque se conceptuaban despojados de objetos de intrínseco valor en cambio de otros cuyo precio era incierto, y aun ideal. El papel moneda remató el descontento de los estólidos pueblos internos, que llamaron al comandante de las tropas españolas para que viniese a librarlos de una moneda que veían con más horror que la servidumbre".

www.Cordeiro.org

JOSÉ LUIS CORDEIRO