Síguenos en: Menu

Simadi: implementacion complicada


Marzo 06, 2015

Si bien es cierto, que esta nueva plataforma se inició con excelente perspectiva al anunciarse como un mercado abierto y con una tasa de cambio cercana a la del mercado ilegal. Pero nació con serios problemas de credibilidad. Se generaron muchísimas expectativas vendiéndose la idea que iba a ser un mercado libre, pero su desempeño ha estado lejos de ser un mercado de libre oferta y demanda. Su puesta en práctica ha presentado dificultades que deberán ser superadas por el gobierno para garantizar su éxito. No obstante la mayor inquietud, está representada por la procedencia de las divisas, habida cuenta de la precariedad de los ingresos petroleros y la propia situación de las reservas internacionales.

Sin embargo, se estima que las divisas procederán de: PDVSA, Empresas Petroleras Asociadas, Fondos Extrapresupuestarios y Bonos emitidos por la Republica y PDVSA. Otra situación, que inquieta a los agentes económicos es el nivel de la tasa de cambio que pudiera alcanzar la tasa SIMADI en el mediano plazo, es así que tenemos como demandantes potenciales a: los importadores no considerados en las subastas a la tasa SICAD, personas naturales que buscan preservar su patrimonio y sobretodo las empresas multinacionales, que no han logrado repatriar sus dividendos hacia la casa matriz. Por supuesto, que estas últimas deberán asumir como pérdidas cambiarias el diferencial entre la tasa de cambio de realización y las efectivamente obtenidas a través del SIMADI. Aun así, será el volumen de liquidez excedentaria lo que interactuara con la oferta de divisas, para fijar el tipo de cambio resultante, conjuntamente con la disposición de asumir las perdidas contables por parte de las empresas. Sin lugar a dudas, esta decisión terminara por alejar la intención de invertir en nuestro país, sobre todo por parte de las empresas multinacionales, que son las que tienen el musculo financiero para invertir en bolívares, ofertando los dólares en el SIMADI. Eso creemos.

Alfredo Gordon