Síguenos en: Menu

Setenta y Seis por NELSON ROMERO DÍAZ


Marzo 21, 2016

No es un dato para las loterías del país, pero si la denominación del ordinal de la serie anual correspondiente a la fecha de hoy, 16 de marzo del año 2016. Este comprende 366 días calendario de los cuales 261 son hábiles y el resto, 105, son sábados y domingos; 52 fines de semana y un sábado adicional que es el 31 de diciembre.

La Estadística definida por el profesor Yule como "la ciencia que trata de la recolección, clasificación y presentación de los hechos sujetos a una apreciación numérica como base a la explicación, descripción y comparación de un fenómeno" ha estado ligada a mi persona desde cuando iba al viejo hipódromo de "El Paraíso", al Universitario a ver los juegos de Magallanes, Oriente u Orientales contra el resto de los tres equipos de la Liga Central de Beisbol y cuando ganaba o perdía metras en el patio del colegio, las vueltas de la montaña rusa del Coney Island de Los Palos Grandes. Como se lee, en un principio fue una relación casual, fortuita. Con el devenir del desarrollo educativo y la preparación profesional llegó el conocimiento de la Estadística, tal como está definida al principio de este párrafo.

En esta tierra llamada Venezuela se producen eventos cuyo seguimiento es tarea de algunos, la clasificación es de otros y el análisis de muchos. Un fenómeno, convertido en fantasma por obra y gracia de quien sabe quien, es la equivalencia diaria entre la moneda nacional, el bolívar y la moneda de cambio internacional, el dólar. Esa similitud es publicada por un portal, cuyo nombre obviaré porque es excesivamente conocido.

¿Por qué analizo este fenómeno? Trataré de explicarme lo más sencillamente posible para no abrumar con la exposición de las fórmulas y la sobrecarga de datos numéricos. Al fin y al cabo, lo que ocurre con esa paridad es similar a los "amores de un día"; son fugaces, llegan, se van, a algunos les satisfacen la elevación diaria, pero a otros les aleja algunos sueños.

Uno, quien habla, reflexiona, se plantea controversias, deduce respuestas y conclusiones. Posteriormente le cuesta creer algunos matices, pero finalmente los acepta. La primera aceptación es la del tamaño del mercado. ¿Puede ser tan extraordinariamente grande un mercado tan volátil que sus resultados puedan hacer tambalear las economías de los países? No se saben las cantidades transadas diariamente, pero en principio ese tamaño no lo es como para temer. La segunda aceptación es una interrogante ¿Incide tanto el sube y baja de su precio para considerarlo una especie de "golpe de estado" provocado por facinerosos? Incide en la medida de la inestabilidad de la vida común, en lo nocturno del porvenir que se asoma. La tercera aceptación es otra interrogante. ¿Quién se beneficia de la constante subida de cotización? La respuesta es sencilla: todo aquel que tenga cantidades extraordinarias de unidades monetarias sobrantes.

Vuelvo a interrogar y responder ¿Por qué se analiza el comportamiento de la unidad monetaria extranjera, convertida en innombrable? Muchas razones. La primera y principal, curiosidad estadística; sobre todo cuando los resultados del análisis y de los cálculos se dibujan en una carta y generan otras expectativas. Una segunda razón es la opacidad del modo de actuar "nacional". No hay records estadísticos para consultar y, para añadidura, todo es un misterio, tanto en lo público como en lo privado. Tercero, la mayor parte de los bienes de capital del país tienen más de 25 años de instalados y hay datos e índices que el Banco Central de Venezuela (BCV) que debía haber publicado y no hay forma ni manera de obtenerlos. Cuarto, el campo de trabajo profesional en el cual me desempeño.

¿Cuál es el resultado del análisis realizado que merezca ser publicado en un artículo titulado "SETENTA Y SEIS"? Es sencillo, sin embargo debo establecer unas particularidades referenciales que son las siguientes:
1.El tiempo calendario fue subdividido en 9 intervalos de 38 días y 1 uno de 37. El tiempo hábil, 261 días, en otros nueve lapsos, pero de 29 días.

2.Se han determinado los valores o cantidades de las medidas de tendencia central y otros datos estadísticos en una cantidad mayor de 15 renglones.

3.Se lleva un registro del cambio diario del promedio aritmético de la cotización del Dólar Today, del Dólar Implícito, del Dólar Simadi y del Dólar Efectivo por cada día. Igualmente, lo referente al monto paritario entre el Peso Colombiano y el Dólar Estadounidense.

¿Cuál es la presentación de la recolección, clasificación y procesamiento? La mostrada a continuación. Así, lo que ha ocurrido desde el 1° de enero hasta el 16 de marzo, es decir, todo el calendario es:

1. Cotización más alta 1.211,54 Bs/USA $
2. Cotización menor 833,30 Bs/USA $
3. Monto más repetido 6 veces consecutivas 1.211,54 Bs/USA $
4. Promedio Aritmético primeros 38 días 908,69 Bs/USA $
Segundos 38 días 1.090,19 Bs/USA $
5. Promedio Aritmético Enero 887,59 Bs/USA $
Febrero 1.035,69 Bs/USA $
6. Variabilidad entre los lapsos de 38 días 19,97 UP (%)
7. Mayor diferencia entre Máximos y Mínimos 106,28 Bs/USA $


El siguiente lapso de 38 días culmina el 23 de abril de 2016.

Para los veintinueve días hábiles del primer lapso se tienen los siguientes indicadores:
1. Cotización más alta 1.016,39 Bs/USA $
2. Cotización menor 833,30 Bs/USA $
3. Monto más repetido 4 veces consecutivas 838,90 Bs/USA $
4. Promedio Aritmético 917,91 Bs/USA $
5. Variabilidad ...... 7,54 UP (%)
6. Mayor diferencia entre Máximos y Mínimos 183,60 Bs/USA $


Hay más datos, pero está bueno por ahora. Calzado en los zapatos de un lector que pregunte la utilidad de lo reflejado acá, obtendría por respuesta un notorio: mucho. No solo son estos datos sino, por ejemplo, el pronóstico de los siguientes lapsos, la corroboración de si la serie se comporta linealmente o de otra manera, la obtención o construcción de tablas de datos demostrativos de las variaciones de algunos parámetros.

Lo reflejado aquí pertenece al pasado. Pero dígase como Milán Kundera: "La lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido".

NELSON ROMERO DÍAZ