Síguenos en: Menu

Será un año terrible


Noviembre 12, 2014

Si algún año en los últimos decenios, se nos presenta con una carga de incertidumbre fuera de lo normal, es el año 2015. Para el próximo año, se estima que el precio del petróleo venezolano se ubicará en un promedio de 75 dólares el barril. Esto implica que el déficit del sector público (diferencia entre ingresos y egresos) superará el 20 por ciento del PIB.

El país solo podría equilibrar el presupuesto consolidado con un precio promedio del petróleo de 162 dólares por barril, lo que resulta imposible. Pero si grave es el pronóstico de las cuentas públicas internas, también lo es el de la situación de la deuda externa. Entre 2015 y 2017 según Morgan Stanley, Venezuela tendrá que cancelar por servicio de la deuda, incluyendo a PDVSA, una cifra superior a los 35 mil millones de dólares. Al mes, la cancelación seria de 900 millones y en el año de 10.800 millones de dólares aproximadamente.

En consecuencia, si el precio del barril de petróleo se mantiene en 75 dólares, el déficit de divisas estaría cercano a los 19 mil millones de dólares, en momentos en los que el mercado externo de financiamiento se nos cierra, por el alto costo que tendríamos que pagar. Venezuela solo conseguirá financiamiento externo con intereses al 17 por ciento por encima de lo que paga EEUU, mientras el resto de los países de América Latina solo cancela un diferencial de 3,4 puntos.

El año 2015 además, será un año electoral para renovar a la Asamblea Nacional. Todo indica que como el avestruz, el régimen seguirá escondiendo la cabeza para no ver la realidad y pretenderá generar una falsa bonanza, emitiendo más billetes sin respaldo a través del BCV. Por ello para Pedro Palma, "la inflación puede estar en el orden de tres dígitos entre 110 y 120 por ciento".


Pero lo más grave e imperdonable, es que Venezuela tenga que enfrentarse a un año tan terrible, totalmente desguarnecida financieramente, a diferencia de otros petroestados. Es inconcebible, que habiendo creado el país un Fondo de Estabilización Macroeconómica bien diseñado antes de 1999 y haberle dado carácter constitucional ese año (art. 321 CN), solo tengamos hoy en el 3 millones de dólares, cuando solo entre 2005-2013,tuvimos ingresos por exportaciones petroleras de 641.000.872 millones de dólares.

En los numerosos fondos creados y manejados con el mayor misterio, el país solo tiene unos 8.000 millones de dólares, que no constituyen un ahorro, pues están comprometidos con planes de gastos bastantes secretos. Pero, ¿cuál es el colchón financiero de otros petroestados para enfrentar esta coyuntura petrolera? Los Emiratos Árabes Unidos tienen un fondo de ahorros de 893.000 millones de dólares; Arabia Saudita de 757.000 millones; Kuwait de 410.000 millones; Qatar 170.000 millones; Rusia 88.000 millones; Argelia de 77.000 millones; Libia de 66.000 millones e Irán de 62.000 millones según el Sovereign Wealth Fund Institute.

Por ello, para el FMI en el corto plazo, la baja del petróleo no afectara gravemente a estos países que supieron ahorrar en la bonanza. Venezuela, en cambio, siguió malbaratando los recursos provenientes del petróleo en una "revolución" populista, irresponsable, ineficiente, sectaria y corrupta, sin tomar previsión alguna para el tiempo de las vacas flacas. En consecuencia, el año 2015 será terrible para todos, pues sin suficientes divisas tendremos que importar hasta petróleo. Solo una casta militar "revolucionaria" seguirá gozando de fueros especiales.

Los civiles, el verdadero "pueblo llano", seguirá sufriendo la escasez, la inflación, el desempleo creciente y el deterioro de su calidad de vida, estén o no con el denominado "proceso".

Jorge Sánchez Melean