Síguenos en: Menu

Salir de la crisis


Agosto 11, 2015

Vivimos hoy la situación económica más grave de toda nuestra historia. Somos 30,5 millones de venezolanos y extranjeros residentes que, en su gran mayoría, vive de sueldos miserables que alcanzan apenas para subsistir. Nuestro producto bajó un 4% en 2014 y quizás 5,5% (CEPAL) ó más este año. El dólar negro ha subido de 16 Bs en diciembre de 2012 a un irreal 680 a fines de julio de 2015. ¿Hay salida? Sí. No afirmo que será fácil ni rápido. Pero sí la hay. Veamos:

1.El gobierno nacional y PDVSA deben suspender, por razones de fuerza mayor y sobrevivencia de su población, las ventas a crédito de petróleo que hacemos a 21 países, encabezados por Cuba. Nos deben por este concepto más de 30 mil millones de U.S. dólares. Sólo Guyana nos debe 580 millones. El monto de lo adeudado puede negociarse tal como se hizo o hace con Uruguay, República Dominicana y Paraguay. Es increíble que luego de negar por años que hubiera pérdida para Venezuela, hoy se hace porque no es lo mismo cobrar hoy que dentro de 20 años. Pero es más increíble aún que se continúe vendiendo.

2.Debe negociarse con nuestros acreedores, incluso China y Rusia, los montos a pagar en los próximos 2 ó 3 años. Lo ideal sería lograr un periodo de gracia en el que no paguemos capital ni intereses en el corto plazo, comprometiéndonos a reanudarlos al mejorar la situación y los precios del petróleo.

3.Hay que aumentar sensiblemente el precio de la gasolina. Ésta es hoy 600 veces más cara en países vecinos que en Venezuela. Es una grave pérdida económica y una fuente gigantesca de corrupción en elementos de PDVSA y la Fuerza Armada.

4.Entre las cosas que han perjudicado a los empresarios sin beneficiar realmente a trabajadores y consumidores, están algunos artículos de la Ley de Costos y Precios Justos, y de la Ley Orgánica del Trabajo. Quienes conocemos el concepto y fórmula de la Rentabilidad, sabemos que no puede aplicarse un 30% de ganancia "justa". Ello depende de la rotación de inventario, del palanqueo financiero, de los índices de inflación. Las expropiaciones y la inseguridad jurídica han sido terribles para producción.

5.Hay que enfrentar de verdad la corrupción. En España está a punto de ser condenado a cárcel, con razón, un cuñado del Rey Felipe VI. Han sido condenados varios dirigentes del Partido Popular, de Gobierno. En Brasil, al Presidente de ODEBRECHT y figuras de PETROBRAS. ¿Tenemos en Venezuela una Contraloría General y una Fiscalía que asuman esa lucha?

6.Hay que acercar el valor del dólar a la realidad. No debe ser un tipo artificial impuesto por el Gobierno. En circunstancias normales, ése puede estimarse tomando en cuenta la liquidez (M2) y las reservas internacionales, comparando el poder adquisitivo del $ con respecto al bolívar. Naturalmente, que hoy no es el de 680 Bs. Acá lo que ocurre es que ante la muy poca oferta de dólares en el mercado, éste es de vendedores y son éstos los que imponen precios tan altos. Prometiendo en mi próximo artículo analizar a fondo este problema, utilicemos el muy discutido dólar Mc Donald. A finales de julio de 2015, un "Big Mac" cuesta Bs 530 en Venezuela 6,19 $ en Mc Donald cercanos a Miami. Dividiendo 530 entre 6,19 obtenemos un tipo de cambio de 85,6 Bs por $ que puede comprar hoy una hamburguesa bastante parecida en ambos países.

7.Hay que valorar el trabajo y el ahorro. ¿Cómo se justifica que Venezuela pague a Cuba de 6 a 8 mil dólares al mes por cada uno de los 30 mil médicos y paramédicos cubanos? Pero los médicos, profesores y maestros venezolanos, ganamos apenas (en dólares SIMADI que no conseguimos) 50 ó 100 dólares al mes. El Banco Central debe permitirle a los bancos cobrar y pagar tasas de interés positivas. No es atractivo hoy recibir 15% como depositante con una inflación que pasa del 68% (2014) y será cercana al 150% ó más en el 2015. Mientras esto no se logre, es un fuerte estímulo a la salida de capitales y al alza del dólar.

8.Cuando el Gobierno Nacional, los empresarios, los dirigentes sindicales, y políticos coincidan en programa de mínimos, ir al Fondo Monetario Internacional (FMI) y conseguir 30 mil millones de $ en próximos meses sería posible. Al obtenerlos y el alivio de la deuda externa que tratamos en el punto2, puede mejorarse la oferta en el mercado, y lograr un tipo de cambio inferior al que hoy se da en el mercado negro. Un programa coherente de este tipo incrementaría mucho la producción interna, frenando la inflación en los próximos años.

Alfredo Rincón Rincón