Síguenos en: Menu

Retomar el modelo integrador


Julio 11, 2014

He venido trabajando con la tesis de que Venezuela se encuentra en la situación actual de deterioro y perdida de brújula económica y política por un proceso desintegrador que afecto todos los frentes de conducción del país. He detallado todos los aspectos que conforman una caracterización del problema y ahora toca proponer objetivos y soluciones.

Necesidad de convivencia política

El primer objetivo que salta a la vista, como producto de esta larga experiencia es que Venezuela tiene que retomar la ruta de la convivencia política y de lograr reconstruir el modelo integrador dentro de ese contexto y en el cual las representaciones políticas estén dispuestas a abandonar la exclusión y el sectarismo como método y ensayar un modelo en que puedan convivir y mantener su punto de vista en las instituciones donde tengan representación política, por lo que ninguna de ellas porque renunciar a sus concepciones 1 . Obsérvese que no utilizo conceptos como "reconciliación", "buscar la paz", "acuerdo nacional" etc., pues de lo que se trata es de acordar un lugar político de convivencia para todos.

Retomar el modelo productivo integrador

El segundo objetivo es que el modelo productivo debe ser restaurado con todas sus características y eficacia integradora, particularmente por sus efectos sociales, pero la experiencia nos dice que tiene que adaptarse a los tiempos modernos de la apertura, la integración y la globalización internacionales, Esta propuesta presupone una agresiva y sostenida política pro – exportadora, cuyo protagonista debe ser el sector privado venezolano con el sub – objetivo de desarrollar plenamente un sector exportador no petrolero y no tradicional, que permita disminuir la extrema dependencia del petróleo. Venezuela tiene una oportunidad en los acuerdos de integración regionales como un proceso de aprendizaje y ajuste que evite una apertura abrupta y desestabilizadora, dada las actuales condiciones del sector productivo y de variables macroeconómicas adversas.

Una plataforma de estabilidad económica

Hemos comprobado que el mayor efecto desintegrador sobre la economía y la sociedad venezolanas proviene de esa mortal combinación que producen la devaluación, la inflación y un bajo crecimiento, caso que no puede repetirse en el intento de rehacer Venezuela. Hay que entender que esa condición de estabilidad es indispensable y se logra si hay disciplina fiscal, monetaria y cambiaria. Su ordenamiento es plataforma y garantía para poder cumplir el resto de los objetivos.

La economía privada y su responsabilidad

Al sector privado venezolano no le puede ser indiferente que millones de venezolanos estén en la miseria y vivan en "ranchos", por lo que enfrenta dos grandes retos:

Uno, consolidar una postura global de su responsabilidad con Venezuela. Aquí postulamos debe superar los esquemas de responsabilidad social y encontrar una ruta de mayor encuentro con los ingentes problemas venezolanos. En esta dirección se propone:

1. Que las Federaciones y Confederaciones Industriales, Comerciales y Agrícolas privadas presenten un proyecto consolidado de las tareas necesarias para restaurar un modelo integrador para Venezuela en todos componentes.

2. Que el sector privado evalúe el grado de compromiso que asume con la población venezolana, evaluando hasta donde pueden llegar sus contribuciones a la sociedad venezolana.

Dos, salir del esquema proteccionista (mercantilista y rentista) y asumir la tarea de la apertura, la competencia y la globalización.

En el próximo artículo elaboro propuestas para el sector petrolero.

1. La experiencia española o chilena sirven de ejemplo de cómo, después de largo y cruentos años de luchas y diferencias la fórmula que esos países encontraron es la de la convivencia política, la que, a pesar de sus deficiencias logra encaminar las distintas perspectivas del país en una dirección constructiva.

2. Obviamente la industria y la agricultura son la base de este modelo, pero en un contexto don de la innovación y el conocimiento son guías renovadoras.

Maxim Ross