Síguenos en: Menu

¿Raspando la olla?


Diciembre 09, 2014

La reciente revelación de un diario, por cierto del Imperio, que señala una operación financiera realizada o por realizar, que involucra acreencias de la República con el banco de inversión Goldman Sachs, luce francamente desfavorable para el país. No se trata de expresar un juicio de valor ético, pero si financiero. Nuestro país está negociando un activo como son las cuentas por cobrar que mantiene República Dominicana con PDVSA por concepto de entrega de petróleo a través del convenio Petrocaribe, por un monto de US$ 4.090 millones, solo por US$ 1.750 millones. Lo que supone un descuento del 59 por ciento y una ganancias para el inversionista de US$ 2.360 millones. Además, resultaría obsceno pedirles sacrificios a los venezolanos, incluyendo el necesario aumento en el precio de la gasolina, mientras se sigue colocando petróleo con descuento, financiamiento blando y negociaciones cuestionables.

Recordemos, que el convenio Petrocaribe fue firmado en junio de 2005, para garantizar a los países del Caribe y Centroamérica suministro de crudo en condiciones ventajosas y con financiamiento blando. Dicho convenio contaba con un plazo de 5 años renovable automáticamente. Habida cuenta, de la actual precariedad de nuestras Reservas Internacionales y las perspectivas hacia la baja de nuestros ingresos petroleros, que seguramente incidirá en la gestión fiscal, lo lógico es que renegociemos con todos los integrantes del convenio, no la suspensión de los envíos de crudo, pero si las condiciones de precios y financiamiento y explorar la posibilidad de poder titularizar la deuda pendiente, que está estimada en US$ 20.000 millones. Lo que permitiría emitir bonos con el colateral de las acreencias pendientes. Por supuesto, que esta operación de reingeniería financiera por involucrar temas sensibles como: energético, desarrollo y estabilidad política regional, deberá contar con el asesoramiento del Banco Mundial, Banco Interamericano de desarrollo y la Corporación Andina de Fomento. Eso creemos.

Alfredo Gordon