Síguenos en: Menu

RAFAEL PIÑA PÉREZ: A este país lo saquearon en 18 años de ineptitud y latrocinio feroz


Agosto 07, 2016

No hay parangón posible con ningún otro estadio de nuestra vida republicana en el ejercicio del poder público en Venezuela, ni en las dictaduras que se dieron en los siglos 19 y 20, ni en los 40 años de Democracia, previos a 1999. Venezuela se ha empobrecido a tal magnitud que hasta la clase media, otrora orgullo nacional ha sido arrasada, al destruirse su poder de compra que en promedio apenas le alcanza para cubrir un 10% de la cesta básica alimentaria y de servicios que hoy supera los 300.000 bs mensual de acuerdo a la encuesta de Junio del Centro de Documentación y Análisis Social- CENDAS-. La furia estatista de expropiación y confiscación de empresas ha destruido una proporción importante del aparato productivo nacional con su efecto criminal en el empleo y la producción de bienes y servicios. Esta política de Estado de estatizaciones, y amenazas a la propiedad privada, ha ahuyentado a la inversión privada nacional y extranjera, reduciéndose así el tamaño de la economía. Desde el año 2014, la economía venezolana viene decreciendo, para este año 2016 se espera un decrecimiento entre un 8 y un 10%.

Esta contracción de la economía venezolana, con la consiguiente disminución de la producción, aumenta la necesidad de aumentar las importaciones que no es posible satisfacer dado el agotamiento de las reservas internacionales, sin ninguna justificación en un país petrolero con unos precios que llegaron a superar los 100 dólares el barril. Aquí cabe advertir que los precios del petróleo empezaron a disminuir en Septiembre de 2014, ya para ese momento, las reservas internacionales estaban por debajo de las necesidades de importación de alimentos, medicinas, materias primas, maquinarias, equipos, tecnologías, autopartes, etc. La crisis económica no es causada por la baja del precio petrolero, sino por la aplicación de un modelo rentista, populista, estatista, con unos niveles de despilfarro y corrupción, nunca antes visto en Venezuela (es la única excepción en el mundo de un país petrolero que se le hayan agotado sus reservas internacionales. Hoy Venezuela está rematando activos como el oro monetario, una explotación salvaje de las minas de oro en Guayana, las reservas que tenemos en el FMI, El Centro Latinoamericano de Reservas- CLAR-. PDVSA está cerca de un default y está formando empresas mixtas en todos los campos petroleros, la deuda total de la empresa más importante del país, entre deuda financiera, comercial y laboral, incluyendo el Fondo Chino está rondando los 200.000 millones de dólares
CAUSAS DE LA CRISIS ECONÓMICA Y SOCIAL DE VENEZUELA

La causa fundamental de la crisis económica y social de Venezuela radica en la aplicación de un modelo decadente que ha fracasado en todas partes del mundo donde se ha aplicado o intentado aplicar. Las economías estatizadas o comunistas han fracasado porque el Estado al controlar todo, elimina el emprendimiento, las iniciativas y creatividades de los seres humanos. El comunismo intentó superar a la economía de mercado y fue todo lo contrario, arruinó a los países que lo han transitado y se vienen regresando al capitalismo y la economía de mercado. El comunismo en tanto sociedad estatizada es retrógrado, no tiene viabilidad ni económica, ni social, ni políticamente.

El modelo del llamado socialismo del siglo XXI nació inviable haciendo crisis con el empobrecimiento del país en estos 18 años de manejo autocrático de la Nación. La crisis se agudiza desde que al finado presidente se le entregó irresponsablemente todo el poder del Estado y de las finanzas públicas. La meritocracia en PDVSA fue destruida para facilitar el control de la renta petrolera, como efectivamente ocurrió. Con la modificación de la Ley del Banco Central de Venezuela en el año 2005 se legaliza la estafa a la República de las reservas internacionales. Demasiado poder para una persona sin experiencia ni para manejar un cantina, con dotes de megalomanía, ambición de poder y con intenciones de expandir su decrépito modelo por América Latina. El señor Hugo Chávez manejó esa inmensa cantidad de recursos de las reservas internacionales y de PDVSA a su libre albedrío. Regaló a su antojo, como si fuera el propietario del erario público. Unos cuantos países de América Latina recibieron cantidades importantes de nuestras divisas sin ninguna contraprestación para nuestro país. El Sr. Nicolás Madura está manejando la fase terminal de este desastre, con la misma o más ineptitud, acudiendo cada vez más a la represión y violando igualmente la constitución apoyado en un TSJ sumiso como si fuera un bufete del poder ejecutivo.

Por otra parte, en su megalomanía, impulsó importaciones con dólares preferenciales de productos que se producían en el país, como es el caso por ejemplo del café, el azúcar, arroz, maíz, arruinando a unas cuantas empresas nacionales. Incluso, países desarrollados también recibieron divisas nuestras. Que vergüenza que un alcalde de Londres puso fin a la ayuda de Venezuela para subsidiar el transporte en esa ciudad, alarmado de como era posible que un país pobre esté subsidiando a un país rico. Hasta partidos políticos de otros países, como es el caso de PODEMOS en España recibieron divisas nuestra. También envió ayuda para descontaminar aguas en países desarrollados, mientras el río Guaire se quedó esperando su descontaminación, ni hablar del Lago de Maracaibo, que no le construyeron ni un colector de efluentes.

El caso más emblemático es el de Cuba. A este país se le envían diariamente unos 90.000 barriles diario de petróleo, por cierto, liviano y mediano (ha venido bajando la cantidad por la crisis de PDVSA cuya producción viene decayendo). Más de la mitad de ese petróleo que es prácticamente regalado, es revendido por los Castro en el mercado internacional. El finado presidente Chávez y el alto gobierno quisieron hacer creer a los venezolanos que los costos de los médicos y los deportistas cubanos eran cubiertos con el petróleo que le enviamos a la isla, lo cual es completamente falso. Venezuela paga por cada cubano unos 14.000 dólares mensual (se estima una cantidad entre médicos, deportistas y asesores culturales y educativos de 40.000 cubanos. Es de advertir que de esa cantidad, el gobierno cubano se queda con más del 70% (mano de obra esclava en pleno siglo XXI, que ironía la del comunismo con la esclavitud que dicen combatir).

El control cambiario lleva más de 12 años, lapso demasiado largo, cuando ese control se aconseja para un corto plazo para atender desequilibrios en la balanza de pagos. Se han descubierto que empresas de maletín han recibido más de 100.000 millones de dólares, un porcentaje importante aparece en Andorra, Suiza, Panamá y paraísos fiscales. Una porción está también invertida en bienes raíces y otros activos en el exterior y en Venezuela. Fueron divisas para importaciones que no se realizaron. Los Fondos parafiscales FONDEN y BANDES han manejado cerca de 200.000 millones de dólares. Entre el control cambiario y los fondos parafiscales se ha estafado a la Nación con más 300.000 millones de dólares, que muy bien pudiera ser el nivel actual de reservas internacionales, existiera holgura para atender nuestras importaciones y el servicio de la deuda externa, a pesar de que este régimen la ha multiplicado tres veces el nivel que tenía en 1998.

Para cerrar con broche de oro en este saqueo a Venezuela, proporción importante de los recursos asignados para ampliar y mantener el sistema hidráulico, el sistema eléctrico, la vialidad, la infraestructura de salud y educación, se los han robado, cuya evidencia más importante se nota en la mala calidad de los servicios públicos. Esta felonía nos ha llevado a la crisis económica y social más grave de nuestra historia republicana. Un verdadero saqueo en estos casi 18 años de ineptitud, latrocinio y despilfarro feroz, con el amparo de todos los poderes públicos sin excepción de ninguno. Mucha impunidad y complicidad que ha permitido este saqueo, sin ni siquiera investigar nada trascendental y mucho menos sancionar a los responsables de tantos desmanes. La historia le reservará un sitial de excepción a este régimen de destrucción nacional.

RAFAEL PIÑA PÉREZ