Síguenos en: Menu

¿Qué dice el más reciente reporte del Banco Mundial sobre Venezuela?; por Joastin Rangel


Junio 16, 2016

El Banco Mundial publicó recientemente el informe Perspectivas Económicas Globales Junio 2016. El reporte examina el comportamiento global del crecimiento económico, con especial interés en los mercados emergentes y economías en desarrollo. En este informe el multilateral espera que la economía mundial tenga un crecimiento de 2,4% al cierre de 2016 y que Latinoamérica y el Caribe decrezcan 1,3%. Cabe preguntarse ¿Qué se espera de Venezuela? (Para ver el reporte completo ingrese aquí)

El PIB de Venezuela se contraería 10,1% en 2016. Luego de la contracción del PIB de 5,7% sufrida en 2015, el Banco Mundial espera que la economía venezolana se contraiga 10,1% en 2016, 3,4% en 2017 y que se recupere ligeramente, creciendo 1,6% en 2018. De esta manera la nueva previsión de 2016 varía 5,3 puntos porcentuales del pronóstico original realizado en enero (-4,8%).

¿Por qué esta previsión? Destacan que a pesar de realizar ajustes como el alza del precio de la gasolina -incrementada 6000%- estas vienen a ser unas medidas para aliviar la presión del gasto más que un ajuste significativo, ya que la gasolina aún sigue estando totalmente subsidiada. Igualmente, mencionan que a pesar de simplificar el sistema cambiario a dos tipos de cambio, esto no ha impedido que las reservas internacionales hayan caído en abril a su nivel más bajo desde 1998, lo que ha disparado la prima de seguros contra default en los mercados financieros.

Venezuela último en la clasificación de países con facilidad para obtener electricidad. El Banco Mundial recomienda retomar la productividad como impulsor del crecimiento, debido al poco margen de maniobra que enfrentan las naciones de la región para realizar políticas anti-cíclicas. Para ello, es importante retomar el crecimiento de la productividad total de los factores y la calidad de la infraestructura.

En este apartado los países latinoamericanos y del caribe han mantenido un comportamiento bastante pobre en los últimos años, en especial si se mide por la facilidad de obtener electricidad para la infraestructura. Venezuela -por ejemplo- clasificó de última en una muestra de 160 países, lo que la convierte en el país más difícil para obtener electricidad. Esto tiene sentido dado que entre las dificultades que enfrenta el parque industrial del país para incrementar la producción, destacan los constantes cortes eléctricos.

JOASTIN RANGEL