Síguenos en: Menu

PDVSA, eje del problema


Febrero 19, 2014

La crisis por la falta de divisas petroleras, además de las distorsiones y las grandes corruptelas del control cambiario, afectan a Venezuela y han causado un proceso de semiparalización de sectores productivos y comerciales, agudizando el desabastecimiento. Las cifras oficiales de balanza de pagos del BCV nos permiten estimar que en 2013 los ingresos por exportación petrolera fueron de US$ 84.000 millones.

Sin embargo, las cifras de comercio petrolero internacional indican que las exportaciones petroleras del país fueron realmente 1.928.000 b/d, como explicamos en el Documento de 48 economistas presentado al país, y que al precio de la canasta de crudo y productos de 99,49 dólares/barril, los ingresos en divisas por exportación fueron menores, US$ 70.013 millones.

Por otra parte, las importaciones de derivados del petróleo en 2013 llegaron a 165.000 b/d; y las de crudo a 15.000 b/d. Estos 180.000 b/d de productos y crudo, representan alrededor de US$8.400 millones. El ingreso petrolero neto (exportación menos importación) cayó a un estimado en 2013 de US$ 61.613 millones.

PDVSA está agobiada por otras cargas de naturaleza política, a esta última cifra de ingresos petroleros netos causados, hay que restarle la parte de las entregas de crudo y productos de PDVSA a China, para cancelar los prestamos recibidos por su accionista (el Gobierno); luego se debe deducir el 40% de facturas petroleras financiadas a 20-25 años, a Petrocaribe, Petrosur, Petroandina y el convenio con Cuba (el 60% restante de la factura se paga en servicios); finalmente, existen unas cuentas por cobrar por morosidad de varios países.

Esta situación es la que lleva en 2013-14 a PDVSA a ofrecer al BCV un monto limitado de US$41-42.000 millones al año, para cambiar en bolívares a tasa oficial y cubrir sus costos de funcionamiento, inversión y obligaciones fiscales.

El monto en bolívares que recibe PDVSA tampoco alcanza para cubrir sus gastos. Por lo cual entrega pagarés al Tesoro Nacional, por sus obligaciones fiscales, quien los intercambia por efectivo en el BCV. De ahí el salto de la liquidez monetaria sobre 70% al año, lo cual eleva la demanda de divisas escasas e inflación. Este es el circuito letal que asfixia a Venezuela, cuyo epicentro está en PDVSA.

Orlando Ochoa
@orlandoochoa
www.pensarenvenezuela.org.ve