Síguenos en: Menu

Padre José Palmar: El "cuento de memoria" del cucuteño


Enero 19, 2016

Hay que entender que los resultados del 6-D fue el VOTO CASTIGO con una necesidad de CAMBIO.

El "innombrable" –que ya ustedes saben de quién se trata- pensó que la política era la suma de actos de populismos baratos, convulsionantes y oportunistas, no es así, me sumo al pensamiento de la Doctrina Social de la Iglesia de la cual se interpreta que: "la política es la más manera más sublime de practicar el amor de Dios, después de la religión". Es por ello que la Iglesia en la noble tarea de la llamada «pastoral social» se acerca con excelsa proximidad a las acciones que los políticos realizan para fortalecer el bienestar social de las comunidades.

En la fulana "memoria y cuenta" reciente del «ilegítimo de Miraflores» que no fue más que un simple "cuento de memoria", se produjo un contrapunteo entre un mentiroso contumaz y un claridoso versado. El "ave fénix" de Acción Democrática les dijo unas cuantas verdades y profirió un racimo de realidades inobjetables e indiscutibles. Lo incuestionable dicho con autoridad y seriedad es una tunda de escarmiento y sanción para quienes están acostumbrados a gritar, ofender e injuriar sin que nadie los refute nunca. En el discurso del "ilegítimo de Miraflores" todo fue bazofia política, pellejo social y basura mental, en cambio en la disertación de Henry Ramos Allup no hubo desperdicios, aunque la sacada de la lengua le quitó solemnidad a su investidura, no hay que olvidar que en la historia política los adecos solían salir con señas corporales para ahorrarse peroratas y explicaciones comprometedoras, verbigracia el expresidente Jaime Lusinchi que manejaba con destreza los dedos para hacer sortijas a cuanto adversario se le presentaba para confrontarlo.

En toda la breve alocución del Presidente de la AN, y digo breve por la acostumbrada y fastidiosa cháchara de los tales seudosocialistas inquilinos de Miraflores, lo que pudiéramos acotar para esta columna semanal es la severa e inexorable reprimenda contra las Fuerzas Armadas Nacionales. En un narcorégimen militarista, instar a que los castrenses cuelguen los uniformes y se metan a políticos, es como si le hubiéramos dicho al Cardenal Richelieu a comienzos del siglo XVII que ahorcara el capelo y se metiera a noble. En el mal llamado "socialismo del siglo XXI" los militares son unos políticos armados. Hay 14 mil y pico –y el pico es del tamaño de la deuda externa de Venezuela- de efectivos militares en funciones de gobierno. Es un narcorégimen con militarismo de estado, donde las leyes son manipuladas para su beneficio delictivo y las armas son utilizadas para reprimir a una sociedad demandante de sus derechos.

Al parecer el General Padrino López, con el rapapolvo de Ramos Allup, le sobrevino una alergia de sarna militar con picazón de bolsillo –muy propia de la pandemia de la ZIKA que azota a Venezuela- que lo hizo reaccionar no como un ministro de la Defensa sino más bien como el defensor de una mafia de pichones de comunistas y de brujos de oficio que han dilapidado en 17 años la macoca de 1.5 billones de dólares, que términos numéricos –considerando las cifras de inflación en EEUU- diríamos que son como unos nueve "Planes Marshall".

A los curas que estamos en la pastoral profética y en la lucha social nos gritan a cada rato que "guindemos la sotana y nos metamos a políticos", recientemente el necio recluta de la tía de los "narcosobrinos" de Cilia Flores, y estoy hablando del diputado Héctor Rodríguez, miembro de la fracción minoritaria de la AN, instó a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) a que se inscribieran en la MUD. Yo le diría a ese fantoche enchufado, que más bien el PSUV se inscriba en el Cartel de "Sinaloa", "Tijuana" o para hacerles más rápida la membresía en el narcotráfico que se registren en el Secretariado de las FARC, y se sienten al lado del amigo y aliado de los chavistas dueños de caballos purasangre de "La Rinconada" como lo es el alias "Timochenko".
Debo indicarle al presumido diputado jefe de la fracción minoritaria de la AN que los cristianos deben participar en la política como ciudadanos responsables, honestos y decentes por el bien de todos. La solución a la corrupción no es abandonar la política sino participar en ella con principios cristianos. Por ese irresponsable abandono es que los paganos han invadido los espacios de las grandes decisiones, y han convertido la administración pública en una botija de delincuentes investidos de autoridad. Jesús el Señor de la Historia nos dice en el Evangelio que somos "sal y luz del mundo" (cfr. Mt.5,13-16). Esta exhortación de Jesucristo debe aplicar primero a nuestras vidas, a nuestras familias, a nuestras labores, pero, si esta aplicación es auténtica, proba y diáfana se manifiesta también en la política. La sal preserva de la corrupción y la luz permite que se vea la verdad.

La MUD pasó de preparar elecciones a troche y moche a la noble tarea de protagonizar el papel político del país. Hay que estar muy claro en el papel que juegan las dos realidades de la oposición, por un lado, la MUD debe conservar su papel de opinión política, vínculo de unidad partidista y sobretodo el rol de la vocería institucional de la mayoría de los venezolanos que adversamos a este narcoterrorismo de estado; y por otro lado, la fracción de los 112 diputados de la UNIDAD que tienen en sus manos la excelsa tarea de legislar, ejercer funciones de control, proyectar presupuestos, en una palabra, velar por los intereses del país, nación que está hecha añico y que ahora tiene la pretensión el narcorégimen que con un trasnochado decreto de emergencia económica resolverían los huecos fiscales y fuga de capitales que una jauría de ladrones de cuello rojo han saqueado del erario nacional. Aprobar este decreto de emergencia económica en manos de los narco ladrones de Miraflores, es como suscribirle a los "pranes" de las cárceles un decreto de emergencia de seguridad para garantizar la paz en Venezuela.

Concluyo esta columna de humilde opinión con el pensamiento del profesor y periodista anarquista mexicano Librado Rivera: "El gobierno y el militarismo son instituciones aliadas. Al militarismo lo mismo le da que el que mande sea Rey, Emperador o Presidente. Su misión es sostener en el poder a todas las tiranías". Dios les bendiga y la Virgen de la Paz patrona de Trujillo les proteja siempre. Hasta la próxima.


Padre José Palmar