Síguenos en: Menu

No robarás


Octubre 03, 2014

El séptimo mandamiento del Decálogo Mosáico dice: "No Robarás" y esto es un exhorto universal, puesto que el robo y sus distintas modalidades, atentan contra la propiedad y los derechos del prójimo, tomando el que roba para sí lo que no es suyo ni le corresponde en buena lid.

Desde el punto de vista jurídico, el robo tiene diversas acepciones que el Derecho Penal categoriza, determinando las sanciones que a cada figura le corresponde: Robo propiamente dicho, atraco, apropiación indebida, estafa, peculado, expropiaciones ilegales, abigeato, etc., pero que sin embargo, ante los ojos de la Justicia Divina, todos ellos se engloban bajo una sola figura: Robo.

El robo abarca toda una gama de delitos contra la propiedad privada y las personas: Secuestros, trampas electorales, destrucción de material electoral con fines maléficos, cambiar los resultados en las elecciones, amenazar a la gente que quiere ir a expresar su voluntad por determinado partido o persona; obligar a los empleados públicos y a tanta gente necesitada de ayuda, de misiones, pensiones de vejez, etc., a votar por el oficialismo bajo amenaza de perder sus empleos, beneficios y dádivas de que gozan y un sinfín de conductas delincuenciales. Todo esto es robar y el que lo hace, es un ladrón.

Utilizar el dinero de la nación, que es de todos los ciudadanos de este país, para hacer proselitismo, propaganda, cuñas en los distintos medios de comunicación, así como usar los bienes de la nación (aviones, buses, naves, vehículos e instalaciones) con el fin de obtener ventajismo (peculado de uso), chantajear a la ciudadanía y amenazarla con despidos, golpizas y juicios si no votan por el candidato del oficialismo, es robar.

Tomar para sí viáticos y gastos de representación exorbitantes en viajes al exterior, así como también destinar cantidades multimillonarias del erario de la Nación para crear, sostener y mantener a "lobbys" (Páginas de opinión y la defensa a ultranza de la obra del gobierno, seminarios y conferencias para destacar los supuestos éxitos de la revolución o de la supuesta estatura política, el carisma del caudillo y crear epopeyas, mitos leyendas para que el personaje a quien le rinden culto perdure en la memoria del colectivo, ante los ojos del mundo, etc., es robar. También son ladrones los que cobran comisiones por compra de armamento, alimentos, gasolina, petróleo, y el bachaqueo. Todo eso es robar y nuestro país lamentablemente se ha vuelto un antro de corrupción y robo. Pero a los que roban siempre se les olvida un pequeño detalle: La Justicia Divina no es ciega ni olvida. Quien la hace, la paga y a eso se le llama karma, que muchos confunden con mala suerte, mal destino, olvidando la gente que toda mala siembra producirá indefectiblemente frutos amargos.

Kaled Yorde