Síguenos en: Menu

NO PASARAN!


Septiembre 21, 2015

La consigna internacional de los regímenes y agrupaciones políticas de la izquierda de tendencia revolucionaria marxista-leninista, es el: No pasarán!. La otra lo es "Patria, Socialismo o Muerte" de viejo cuñoestalinista de la ex–Unión Soviética, un siniestro decreto que le ha traído a todos los que lo pronunciaron desgracia personal, enfermedades y muerte.

"El no pasarán" es una evidencia incontrastable de la carencia absoluta de democracia en los regímenes que enarbolan tal slogan. Si los otros no pasarán, es porque ellos piensan mantenerse en el poder a como dé lugar, lo que de por sí es anti-democrático en su esencia. Si el que gobierna tiene un Partido Único --otra de las particularidades fundamentales de los regímenes marxista-leninista--, denota la falta del pluralismo y la alternabilidad en el juego de toda democracia. Si existe el Partido Único es porque para su mentalidad, las demás agrupaciones políticas no son deseables.

El "No pasarán" evidencia de manera incuestionable y fuera de toda duda, la carencia total de democracia y de libertades políticas y económicas. Si los otros no tienen derecho a pasar, quiere decir que ellos, los que detentan la ideología comunista y el poder perpetuo, no creen en la democracia como sistema. Aún más, no solo desprecian al sistema democrático sino que, son cínicos y grandes hipócritas mentirosos: Les están diciendo a sus seguidores y sostenedores militares y civiles cómplices, que se van a perpetuar en el poder, puesto que lo suyo --lo que les dicta el librito del comunismo--, es mantenerse mandando ad-aeternum, a como dé lugar, cueste lo que cueste y por encima de toda regla democrática, Valores y Derechos Humanos fundamentales, aquellos que la humanidad conquistó en 1948 después de tantos milenios de luchas fratricidas guerras inhumanas y el derramamiento de ríos de sangre e incontable dolor, salvajismo, y falta de compasión.

El "No pasarán" pretende arropar las palabras: totalitarismo, dictadura, tiranía y sometimiento de los pueblos por parte de viejos y modernos caudillos, con el ropaje democrático. Los otros no pasarán porque ellos no saldrán nunca del poder; no piensan abandonarlo, ni aún perdiendo futuras elecciones o plebiscitos. Al fin y al cabo, --y este es su lema-- cuando la izquierda marxista alcanza el poder es para no soltarlo jamás, al menos electoralmente o democráticamente, hablando. La historia registró en sus páginas el horror incomparable de la Primera y Segunda Guerra Mundial, que devastó a Europa entera, produciendo en ambas conflagraciones, alrededor de entre 80 a 90 millones de muertos.
En América Latina, los hermanos Fidel y Raúl Castro enarbolan la bandera de las revoluciones nefastas que brotan de las cabezas calientes del continente que tanta ruina, pobreza y miseria les ha traído a los pueblos a cuenta de una redención engañosa. Todos ellos enarbolan --Maduro y Cabello incluidos-- la roja bandera del "No Pasarán!".-

Kaled Yorde