Síguenos en: Menu

Neuro Villalobos: Soberania del pueblo: ¿Un viejo mito?


Octubre 21, 2018

"El nuevo orden elástico parece poder contener e incluso iniciar cambios estructurales radicales sin que desemboquen en conflictos violentos" Yuval N. Harari

Hoy todas las cosas en el mundo están en proceso de revisión. No todo es lo que parece ni lo que ha sido. Se cumple la sentencia de que lo constante en este tiempo es el cambio permanente. Unos países están a la vanguardia, otros aceleran lentamente y otros retroceden. En este último grupo está Venezuela cuya historia reciente ha sido analizada y narrada por muchos venezolanos de valía.

Pero, este artículo no tiene la intención en entrar en disquisiciones históricas, sino estimular el pensamiento en presente y futuro. Hay quienes asumen que el pasado ya no existe y el futuro no ha llegado, de modo que lo importante es el presente. Esto no es fatalmente cierto para las sociedades como expresión gregaria del hombre. Particularmente prefiero ubicarme dentro de la filosofía oriental que expresa: si quieres conocer el presente mira el pasado porque es su consecuencia, si quieres conocer el futuro, mira el presente que es su causa.

Venezuela es un caso digno de estudio desde cualquier perspectiva del saber que nos ubiquemos como ejemplo de lo que no ha debido ser. Creo que algo sobre lo cual debatir y sacar conclusiones es sobre el mito de la soberanía del pueblo. En ese sentido, debemos considerar que la población francesa, por ejemplo, pasó de la noche a la mañana, de creer en el mito del derecho divino de los reyes a creer en el mito de la soberanía del pueblo. Tomemos en cuenta la frase de Simón Bolívar: un pueblo sin educación es un instrumento ciego de su propia destrucción. De modo que el presente y el futuro obliga a prestar atención a la educación para que el pueblo sea al menos, un instrumento consciente de su poder soberano. Tenemos que educar para la democracia. Educar ciudadanos.

Los esposos Toffler consideran que una nueva revolución toca nuestras puertas, es la revolución de la riqueza. Su forma de crearla, de distribuirla y usarla está y seguirá siendo distinta, pero en Venezuela no nos interesa pensar en eso a pesar de tener un régimen que se jacta de ser socialista y redentor del pueblo oprimido. Como señala Harari: "la mayoría de las jerarquías sociopolíticas carecen de una base lógica o biológica: no son más que la perpetuación de acontecimientos aleatorios sostenidos por mitos".

Para entender un poco lo que está ocurriendo en el mundo, invito a discutir los temas que Harari plantea sobre la religión: "la religión ha sido la tercera gran unificadora de la humanidad, junto con el dinero y los imperios", y sobre el dinero dice que: es el más universal y más eficiente sistema de confianza mutua que jamás se haya inventado. Yo me pregunto, ¿han sido y seguirán siendo los imperios esa gran fuerza unificadora?¿Será cierto que los que una vez fueron víctimas de la historia es probable que vuelvan a serlo otra vez y aquellos a los que la historia ha concedido privilegios tienen más probabilidades de obtenerlos de nuevo? ¿Será ello una fatal perspectiva desde el determinismo histórico? ¿O un círculo vicioso universal? ¿O una realidad presente y futura? ¿Seremos capaces de cometer viejos errores creyendo en el mito de la soberanía del pueblo ignorante? No tengo respuestas claras pero si la mente abierta para la discusión.