Síguenos en: Menu

NEURO VILLALOBOS RINCÓN: el marxismo como coartada


Julio 11, 2016

"El ser humano no está programado por la naturaleza para cumplir determinadas funciones, sino que tiene que elegir, eso es lo que llamamos "libertad". Fernando Savater
Quizás no sea tiempo de filosofar. Con hambre ni la poesía atrae. Amor con hambre no dura, expresa la sabiduría popular. Pero, es esa condición de hambruna colectiva que acosa a los hogares venezolanos lo que debe llamar a la reflexión a los dirigentes, seguidores intelectuales y operadores políticos del régimen, porque todo anda muy mal en este socialismo del siglo XXI.

A pesar de que el marxismo no es simplemente una filosofía sino que se concibe como una fuerza social transformadora según Savater, lo cierto es que en el curso de la historia hasta el presente, ha devenido en una coartada para movimientos totalitarios que han descubierto o inventado nuevas formas de tiranías burocráticas sobre los pueblos para sojuzgarlos, someterlos y controlar su existencia.

En ese sentido, a juzgar por los resultados, los países donde se ha intentado aplicar el socialismo marxista como modelo económico y social, han fracasado y convertido en una tragedia de grandes proporciones la vida de esos pueblos. Sucedió en la U.R.S.S., Alemania del Este, China, Cuba, Corea y ahora en Venezuela. En otras palabras, los postulados marxistas se han convertido en sofismas, es decir, argumentos que tienen apariencia de razonamientos válidos pero que no lo son, son inválidos, y como dijo Churchill, lo que han logrado es el reparto igualitario de la miseria.

Mientras se siga asociando al socialismo con la presencia omnipresente y omnipotente del Estado restándole espacios de libertad al ciudadano, y con la promoción del odio mediante la lucha de clases cuando la finalidad de la vida es la búsqueda de la felicidad, el socialismo sólo podrá imponerse mediante la fuerza o el engaño, porque si al ser humano se le permite elegir lo hará siempre por quien ofrezca libertad, con todos sus temores y con todos sus miedos, como afirma Erich Fromm.

Mientras los socialistas marxistas sigan aferrados al pasado y opuestos al progreso de la humanidad, el ser humano preferirá aquellas formas de organización social que les garantice la satisfacción de sus necesidades vitales, el pleno disfrute de sus derechos, les facilite su promoción social y les asegure sus propiedades. Hasta ahora el sistema capitalista ha demostrado su gran capacidad de adaptación económica, social, política, y cultural como respuesta a la aspiración humana de vivir cada vez mejor. La lucha debe centrarse en el imperativo moral de considerar a los individuos como un fin en si mismo y no como simples instrumentos.

Queramos o no, la trágica situación del país nos obliga a buscar soluciones efectivas y pragmáticas a la crisis que nos asola, pero, al mismo tiempo pensar en lo que en ese sentido nos propuso Immanuel Kant: " Debemos reconocer que cada uno de nosotros puede dar una orientación universal a su acción, que lo que busca es el cumplimiento de los fines de la humanidad que no son compatibles con considerar a los demás como meras herramientas."

NEURO J. VILLALOBOS RINCÓN