Síguenos en: Menu

Neuro J. Villalobos Rincón: Reanimar la democracia


Octubre 14, 2017

"Es necesario acabar con esa manifestación del poder coactivo cuya manifestación extrema es la instrumentalización de sus relaciones y sustituirlo por el poder sustentado en principios." Neuro Villalobos
Estas notas las escribo 72 horas antes de que ocurran las elecciones de gobernadores del 15 de octubre de 2017; cualesquiera que hayan sido los resultados de esta nueva carrera con obstáculos en que se convierte cada proceso electoral organizado por esa Casa del Truco en que se ha constituido el CNE, el mensaje sigue siendo el mismo ante el presente infausto y el futuro incierto, hay que redoblar esfuerzos para reanimar la democracia.
Todas las encuestas serias que funcionan en el país, y varias del exterior, concluyen que el sector democrático tendrá un triunfo arrollador en castigo a la desastrosa gestión de un régimen inepto, mentiroso, irresponsable y corrupto. Hoy, con todas las dificultades y desencuentros que implica el ejercicio de la democracia adoptada como sistema y como forma de gobierno, observamos una lenta pero esperanzadora recuperación de los partidos políticos, cometiendo viejos errores, es cierto, pero asumiendo sus responsabilidades y atendiendo nuevas exigencias de la sociedad civil que todavía los mira con recelo.
Lo fundamental es que se asuma con convicción política que la unidad es el instrumento eficaz que permitirá no solo el fortalecimiento de la democracia sino el de sus propias organizaciones. Una unidad con visión trascendente sobre la sociedad que nos merecemos los venezolanos y las posibles formas de organizarla para que sea eficiente y gestionada de forma transparente. Donde el esfuerzo de todos contribuya a la prosperidad de la nación. Esto lo pide con insistencia nuestra sociedad.
Existen en esta oportunidad algunas otras exigencias históricas que de ser atendidas rendirán sus frutos en el futuro. Es necesario acercar el poder a los ciudadanos; que las clases populares conozcan y defiendan sus derechos por los procedimientos que ofrecen la constitución y las leyes. Que sean escuchados por los funcionarios y que tengan mecanismos expeditos para proponer alternativas viables para la solución de sus problemas.
Se exige que los nuevos gobernantes ejerzan el liderazgo fundamentado en valores para dar comienzo a un proceso de reconstrucción nacional, rescatando nuestros genuinos valores, ya que la descomposición social que ha causado el malandraje en el poder es muy amplio y profundo. La resistencia a la sumisión ha sido admirable, pero, la fe, la esperanza, la formación y el entusiasmo del venezolano es lo que nos permite ser optimistas en este nuevo impulso por reanimar la democracia.