Síguenos en: Menu

Nelson Romero Díaz: Para volverse loco


Noviembre 08, 2016

Es excesivamente evidente que algunos venezolanos no la tienen consigo, otros la tienen menos y otros, ni pendientes; como si no estuvieran residenciados aquí.


La sociedad se debate entre conceptos y definiciones, avisos y pronósticos, premisas y condiciones para desenvolverse con normalidad. No hay indicios de que esa "normalidad" en la cual quiere marchar se asome. Está como los ratones de laboratorio: víctima de los caprichos de algún laboratorista social y político.


Dice Tácito, el historiador romano: "La verdad se robustece con la investigación y la dilación; la falsedad, con el apresuramiento y la incertidumbre". Se puede interpretar y dar el giro adecuado a la frase tan llanamente como está transcrita o, manipuladamente en función del interés particular de cada quien. Me inclino por la primera: la llanura.


Toda esta breve introducción aunada al título de este escrito, está íntimamente ligado con otro artículo denominado "LA REVELACIÓN" en el cual expuse un resumen del comportamiento en el mercado de una mercancía como cualquier otra llamada Dólar, y al cual, salvo el libre tránsito, el venezolano ha perdido la posibilidad de adquirir. Y el motivo para titular este: PARA VOLVERSE LOCO tiene concatenación con los análisis recientes sobre la actuación en el mercado.


Sin el propósito de "volver loco" al lector explicaré brevemente algunos eventos, estos son:
Acumulo 676 días de seguimiento a las cotizaciones de las cuatro variables publicadas por el portal Dólar Today.
Acopio toda la información disponible en la página web del Banco Central de Venezuela (BCV) que me resulta necesaria para mi ejercicio profesional como Avaluador de Bienes.
Tengo un registro estadístico estructurado con ayuda de la estadística y sus medidores acerca de esa mercancía como lo es la divisa del comercio internacional. Solo hay un análisis que no he hecho y es el cálculo de los Índices Estacionales porque es una serie, que hoy cumple tricentésimo décimo segundo día del año, es decir, el número ordinal 312.
La variación de datos es rica, abundante. Tanta que, prácticamente, su análisis puede consumir una jornada de trabajo, si uno se descuida y le busca "las cinco patas al gato".
Redactar un artículo en el cual se explica paso a paso lo realizado puede fatigar y a muy pocos interesar, de allí la razón para no haber publicado ningún otro análisis anteriores a estos.


Ahora bien ¿cuál es el insumo que puede volver loco a cualquiera? Nada menos y nada más que la "probable cotización del "Green Bill". ¿Y cuál es ese probable precio? Depende de muchos aspectos, pero seré breve.
Durante las primeras 43 semanas del año, la Tasa de Cambio entre las cotizaciones del día lunes y el siguiente domingo, se mantuvo por debajo del 20 %. La mayor en ese lapso fue del 17 por ciento. En las dos últimas se ha elevado hasta el 34,57 y 56,83 por ciento respectivamente. Asócielo, con los "acontecimientos políticos" generadores del diálogo entre las partes en conflicto.
El mayor promedio de Tasa de cambio diario de la cotización lo tiene la semana más reciente con el 3,13 por ciento.

Durante los 266 días iniciales de este año, el promedio de la cotización se mantuvo entre 909,00 y 1019,00 bolívares; ambas cantidades son las expresiones enteras de los límites inferior y superior, respectivamente, de los rangos en los cuales se encuentran los datos de cálculo.
Solo en los meses de Marzo, Abril y Octubre el promedio de la cotización superó los 1100 bolívares por unidad monetaria estadounidense.
Tal como se dio a conocer en el trabajo "LA REVELACIÓN", las cotizaciones del fin de semana, vale decir, sábado y domingo, son iguales a la del lunes. Por ello, el cálculo de promedios se realiza según un lapso estándar previamente establecido. Así por ejemplo, los días hábiles, lunes a viernes, suman en el 2016, 261 días y esto genera 9 series de 29 días cada uno. El promedio de la última culminada fue: 1041,27 Bs/USA $.
La cotización promedio diaria, lunes a viernes, no supera los 1.100 bolívares, aún con las últimas subidas de ella.
Las cuatro variables que diariamente pública el portal Dólar Today se pueden equilibrar para determinar el ponderado de la cotización diaria, distinta claramente, a la determinada por el mercado. Los pesos específicos asignados a cada uno de ellos, determina que la barrera de los 1000 bolívares por unidad fue abatida el 13 de octubre y al momento de redactar este, 07 de noviembre, es cercano a los 1,445,00 Bs.
El primer cincuenta por ciento del año terminó el 1° de julio. Con lo acontecido hasta esa fecha, se pronosticó el otros 50 por ciento, resultando que la cotización cierre del año no debería superar los 1330 bolívares, La realidad a hoy ha dado una bofetada a la pretensión de fijar una cotización.
Se hizo un estudio para los 24 días siguientes al 19 de octubre que culmina el próximo 12 de noviembre, y para esa fecha, los cálculos estiman una razón de 1.355,10 Bs/USA $. La marca del mercado ha ridiculizado a los cálculos con 1.758,23 Bs/USA $ vs 1.302,69 Bs/USA $, Una diferencia notable: 455,54 Bs, equivalente a una taza de café negro, grande, en cualquiera de las cafeterías al estilo de las de Starbucks, pero al estilo venezolano.

Para finalizar, no tengo el control del mercado. Tampoco lo tienen aquellos frecuentemente mencionados por los voceros ideológicos del régimen. El mercado tiene una tendencia y el análisis de los más recientes 24 días determina que el porcentaje de cambio supera el 70 por ciento. Con esta perspectiva y manteniéndose esta variación la cotización se acercará a 4.800 bolívares por USA dólar.
No pretendo en ser un gurú del futuro de la divisa. No hay nada más difícil que el pronóstico de los precios de los bienes en un mercado tan inestable como el venezolano. Lo que trata de lograr es un indicador dada la falta de datos oficiales provenientes de los entes respectivos, y el interés de especular con la divisa por parte de aquellos que se creen en el derecho de hacerlo, sin darle importancia a la probable ocurrencia de eventos posteriores como una "quiebra generalizada" de los criollitos y entonces, la cotización llegue, por ejemplo, a 0,50 Bs/USA $. ¿Podría suceder?
Un comentario final: antes de arribar Chávez y su combo al poder, el país acopiaba datos estadísticos.

Nelson Romero Díaz
07 de noviembre de 2016
nrd.4819@gmail.com