Síguenos en: Menu

¿Navidades felices?


Diciembre 09, 2014

Solo un régimen desesperado por la grave situación que atraviesa el país, se atreve a decretar unas "navidades felices" este año de 2014. Tal decisión será histórica como muestra de un populismo jamás visto en nuestra historia. Ni Guzmán Blanco, ni Castro, ni Gómez ni Pérez Jiménez, se atrevieron a semejante ridiculez.

Según Maduro, seremos felices ahora, porque tendremos abundancia de "alimentos, textiles, electrodomésticos, juguetes, calzados y productos de ferretería" para satisfacer nuestras necesidades decembrinas. Ello será posible gracias a una medida propia de un estadista singular: habrá veintisiete mil inspectores voluntarios, quinientos dieciséis círculos de lucha contra el acaparamiento, pendientes de los "precios justos" y de los márgenes de ganancia legales (30%). Además, en tal tarea se sumarán las FANB y las Unidades de Batalla Bolivar-Chavez(Ubch). Habrá ferias de "Navidades felices" en Mercal, Pdval, Abastos Bicentenarios y pare de contar.

Lo que el estadista poco maduro para gobernar todavía no ha resuelto, es de donde va sacar esos bienes que promete para hacer felices a 30 millones de venezolanos, que según sondeos de opinión recientes, en un setenta y ocho por ciento creen que "las cosas van por mal camino" y que al comparar el momento actual con la situación del año pasado, en un ochenta por ciento aprecia que está peor.

Si usted como venezolano quiere darse un "baño de felicidad", salga de compras con su familia. Intente comprar algún electrodoméstico, los juguetes para sus hijos o la ropa para la navidad incluyendo sus calzados, así como algún jamón o pernil para la cena navideña.

Estamos seguros que será sumamente feliz haciendo maratónicas colas, en medio de captahuellas y escasez por doquier. Rebosará de felicidad al ver, que en los pocos establecimientos de Mi Casa Bien Equipada, solo 400 personas por día, la mayoría revendedores o "amigos del proceso" podrán comprar sus electrodomésticos a "precios justos". El resto de los venezolanos no los podremos comprar ni siquiera a precios "injustos", simplemente porque no existen en el mercado.

Seguros estamos que en sus recorridos decembrinos su cara expresará una felicidad poco común, al ver los estantes de juguetes o productos de ferretería completamente vacíos. Pero su felicidad llegará al clímax, cuando se decida a comprar alimentos en cualquier supermercado, por dos razones: por la "abundancia" y por los "precios justos".

Es tal la felicidad de los venezolanos ante decreto tan singular, que según Hercon, el ochenta y dos por ciento de ellos cree que "los aguinaldos y utilidades no alcanzaran para cubrir las compras tradicionales decembrinas" .Y más ciudadanos aun, el ochenta y seis por ciento de ellos, cree que "la inflación acabó con la posibilidad de acceder a esas tradiciones como las comidas navideñas, los juguetes para los muchachos y los estrenos decembrinos", según la misma encuestadora.

Afortunadamente, el país tiene cada día más claro, que el gran responsable de esta navidad en crisis, es un tal Nicolás, pero no precisamente el de barba blanca y trineo cargado de presentes para los niños de todas las edades. Es otro Nicolás, al que el setenta y seis por ciento de los venezolanos hace responsable de una gestión de gobierno negativa, "porque no se conecta con las expectativas en mejorar su calidad de vida". Es Nicolás Maduro, el que pretende imponer el Socialismo del Siglo XXI, a pesar de que el setenta y siete por ciento de los ciudadanos lo rechaza, por no estar en capacidad de resolver la crisis económica que nos agobia. ¿Navidades Felices? Yo te aviso…

Jorge Sánchez Melean