Síguenos en: Menu

MUNDOS PARALELOS: Por Alfredo Rincón Rincón


Septiembre 03, 2016

Desde la más antigua literatura se mencionan las diferencias en el pensar de padres e hijos. Hoy es un verdadero abismo. Aunque hay sexagenarios que dominan la terminología actual. Algunos de mis contemporáneos más jóvenes no los entienden. Un gran amigo, de los mejores estudiantes en el excelente colegio de los Hermanos Maristas y luego brillante profesional, me confesaba que él no prendía la computadora. Además de los avances médicos que todos disfrutamos, mecanismos como los teléfonos inteligentes, el whatsapp, facebook, impresoras en 3D e incluso oficios nuevos: influencer's, diseñadores de web, etc. Esto es una realidad mundial.

En la Venezuela de hoy tenemos graves limitaciones con el internet. La interconectividad es cada vez peor. Estamos muy distantes incluso de otros países latinoamericanos como Uruguay, Chile, México y Argentina. El acceso a medicinas ha retrocedido mucho, pero me quiero referir a diferencias de lenguaje. Hay formas de hablar paralelas. Es decir, venezolanos que no se entienden entre sí. Se usan muchos términos que no tienen sentido para el resto de la población. Así, el bolívar "fuerte" se creó en 2007. Un bolívar "fuerte" sustituía mil bolívares anteriores. Pues bien, aunque parezca increíble, con esos mil bolívares "débiles" se adquiría en 1998 casi dos dólares, pues el dólar valía 574 bolívares, 0,57 Bs.F. (1000 Bs. de entonces). Hoy el dólar lo vende el Banco Central a 645 Bs., con una depreciación monetaria de más de mil veces. Para salir del tema de los billetes, esta Venezuela en crisis es el único país del mundo que pierde dinero al emitir sus propios billetes de banco. El de más alto valor, alcanza a unos diez céntimos de dólar. Imprimirlos cuesta más, dada la calidad del papel, arte, seguridad, etc. El euro tiene billetes, poco utilizados, de 500 (555 dólares). En Colombia hay billetes de 50 mil pesos (unos 17 dólares). Esa es la verdadera razón de que se lleven cajas de bolívares en billetes. No es para atesorarlos como se hace con dólares, euros o libras. Es para falsificar billetes de 50 ó 100 dólares. Para terminar el tema de la moneda por hoy, quizá muchos lectores no sepan que quien fijó el valor de la libra esterlina fue el famoso Isaac Newton en el siglo XVII, en su condición de Intendente del Tesoro inglés. Lo hizo fijando el contenido en oro de la libra.

Debemos recomendar a los políticos de todas las tendencias usar con más propiedad palabras y conceptos. Usar "Venezuela potencia", "soberanía alimentaria" o decir que el verdadero valor del bolívar es de 300 pesos colombianos por bolívar. ¡Por favor! Para llamar "apátridas" o hablar de corrupción, habría que tener moral. Muchos de nuestros políticos deberían observar el nivel cultural de sus homólogos no sólo ingleses o franceses, sino hasta de los colombianos. Eso sí, solo del nivel cultural, pues de Colombia hay aspectos como los falsos positivos, la droga y el servilismo de algunos de sus gobiernos con los Estados Unidos que no acompaño. El problema en varios países, Venezuela también, es que nuestra crisis es, además de moral, política y económica. En cuanto a los economistas, vemos que los países de más éxito económico de la región son Chile, Colombia, Perú y República Dominicana. Los actuales presidentes de Colombia, Perú, República Dominicana y Ecuador son economistas con cursos de postgrado en el exterior. Ningún presidente venezolano lo ha sido, aunque Betancourt demostró sus conocimientos sobre el tema. Algunos se rodearon de expertos en el tema y se desempeñaron bien en economía: Pérez Jiménez, Betancourt, Leoni y Caldera son ejemplo. No es necesario ser economista para hacerlo bien, pero ayuda rodearse de profesionales conocedores y sin gríngolas que el mundo superó.

ALFREDO RINCÓN RINCÓN