Síguenos en: Menu

Mercaderes del templo


Enero 16, 2016

Tal como en los tiempos de Jesus cuando desbarato y volco las mesas de dinero de los mercaderes del templo, el oficialismo en Venezuela venia usando los espacios de la Asamblea Nacional para exhibir su mercaderia. En este caso el material cambiario utilizado por los mercaderes del templo en Venezuela eran panfletos y cuadros de Jesus, Bolivar, Chavez y Maduro, saturando todos los espacios del recinto asambleistico.

En medio de tanta irracionalidad al culto a la personalidad de Chavez fomentado por sus fanaticos seguidores, se llego al colmo de la blasfemia, por un lado, y por el otro, a la torcedura de la historia patria. Blasfemo es el panfleto en donde aparecen Bolivar y Chavez abrazados ambos por Jesucristo. El mensaje subliminal que se le envia a a los seguidores del chavismo es el que la tarea que trajo Chavez en su actual mision en la Tierra fue divina. En otro afiche aparece Bolivar entregandole a Chavez la espada libertadora, sugiriendose con eso que el caudillo muerto en Cuba se convirtio en el nuevo Libertador de Venezuela. Los revolucionarios castro-comunistas venezolanos apuntalan esta idea mediante otra figura: La de Bolivar montado a caballo espada en su diestra, estando sentado detras sobre la misma montadura Chavez, rifle ruso tipo klashnikov en mano. Algunos han llegado a la aberracion de asegurar que el difunto Chavez era un maestro espiritual o el Cristo redivivo de las Americas que llego para la redencion del continente.

Dentro de ese variopinto y abigarrado repertorio de sacrilegios, torceduras historicas y ofensas a la memoria de Bolivar y a la historiografia patria, sobresale un verdadero mamotreto: El nuevo rostro del Libertador que Chavez invento y que en nada se parece al original que fuera pintado en Bolivia.
La Asamblea Nacional no debe ser el sitio para colgar tales afiches y retratos, habida cuenta de que en la misma hay espacios y curules para diputados de otras corrientes politicas. En los lugares como por ejemplo AN, Fiscalias, Tribunales, Ministerios y otros, deberian colgarse solo los cuadros del Libertador Bolivar, el Escudo de La Patria y un crucifijo. Ni si quiera deberia colgarse el retrato del president de turno. Tener otros emblemas y exhibirlos en los lugares publicos, es una grave falta de respeto al mas de 80 por ciento de los venezolanos que estan hartos ya de la politiqueria y demagogia de los mercaderes del templo.

Kaled Yorde