Síguenos en: Menu

Medidas Económicas


Febrero 14, 2014

El conjunto de anuncios del Gobierno Nacional este enero no forman un Programa Económico. Sí son medidas importantes que no van a la médula de la crisis: escasez de productos, inflación, falta de divisas, inseguridad jurídica y personal, pocas oportunidades a los jóvenes, especialmente nuevos profesionales.

Sin repetir lo que ya he desarrollado en artículos anteriores, menciono la falta de estímulo al trabajo y al ahorro como fuentes de riqueza social y personal, privilegiando contradictoriamente la especulación cambiaria, misiones que ya tienen una década, el contrabando de gasolina, alimentos y medicinas; el irrespeto ocasional a la propiedad, etc.

Analicemos ahora las medidas: una reducción del cupo de divisas al ciudadano, que ahora tendrá un máximo de 3.000 dólares anuales, en el caso que viaje a Europa, Asia y algunos países americanos. Ese límite incluirá las compras por internet (máximo 300 dólares) y adelantos de efectivo. Aunque se castiga a los centenares de miles que viajaron en años pasados a Florida, Panamá y otros países, nos preguntamos si no es más justo castigar a los falsos viajeros que el gobierno, con la tecnología de hoy, podría discriminar, al igual que el limitado número de negocios que cambian en efectivo, ganando una suculenta comisión.

El Gobierno conoce los nombres de muchos de esos negocios pues se repiten en los informes de las empresas de tarjetas de crédito. Así como hicieron una "lista Tascón" háganla de los traficantes que en España, Panamá, Aruba, etc, lo hacen, en lugar de castigar al viajero que, sin raspar cupos, tiene el perfecto derecho de acceder a divisas. Si me parece correcto el hacerlo a un tipo de cambio superior a 6,30 aunque sí está controlado, podría fijarse periódicamente y no dejarlo en el aire, especialmente con el riesgo de que se exceda el cupo fijado. También las medidas referentes a las remesas familiares.

Es necio haber reducido el cupo electrónico. Si el que hace compras por internet llegó a disponer de 2.500 dólares/año y se había bajado a 400 dólares, ¿qué se gana con reducirlo a 300 dólares? Si la persona viaja, esa diferencia entre 300 y 400 dólares se le reduce igual del cupo. Y si no viaja, ¿cómo se justifica reducirle aún más tal límite? De acuerdo al presidente del flamante Centro Nacional de Comercio Exterior (CADIVI con otro nombre), esto "liberará" 1576 millones de dólares para importaciones prioritarias. Muy bien, ¿Dónde está la lista de las empresas de maletín que, según Giordani y la Dra. Betancourt, presidenta del BCV por poco tiempo en 2013, se llevaron entre 20 y 25 mil millones de dólares en importaciones irreales? ¿En qué tribunales están acusados por el Ministerio Público?

El decreto – ley de precios justos, que modificó una ya existente de años anteriores, limita la ganancia al 30% sobre la estructura de costos de cada empresa. Se ha anunciado que se revisará la procedencia y el tipo de cambio aplicable (¿6,30 Bs?, ¿SICAD?, ¿otro?) a las solicitudes de divisas aprobadas por CADIVI, pero no liquidadas, y que algunos estiman cerca de 40 mil millones de dólares, el doble que las reservas totales. Ello incluye importaciones de productos ya vendidos o en inventario, repatriación de dividendos, líneas aéreas, etc.

Ante lo anterior, y deseándole el éxito económico al país, que nos beneficia a todos, nos preguntamos: ¿No deberíamos comenzar con eliminar las ventas de petróleo a 20 años de plazo, el contrabando en chalanas y cisternas de gasolina, la corrupción, el despilfarro en viajes de funcionarios? Mientras no ataquemos esto, y se promueva la inversión privada, no saldremos sino que profundizaremos la crisis.

Alfredo Rincón

alfredorin@hotmail.com