Síguenos en: Menu

Medidas ¿buenas o malas?


Diciembre 04, 2014

La ley que habilitó al Presidente Maduro para promulgar una amplia gama de leyes, desde policiales y contra la corrupción, hasta las de orden económico, acaba de extinguirse el 20 de noviembre, luego de un año de vigencia. En ese lapso, se publicaron en los primero meses 17 y en los últimos días, se anunciaron unas 35, que en su mayoría no han salido en Gaceta Oficial. Ello en sí es un mal mensaje al mundo y eleva el riesgo país que se percibe de Venezuela. Vemos estupefacto como se han modificado leyes orgánicas que, de acuerdo a la constitución requieren procedimiento legislativo especial y mayoría de 3/4, de la Asamblea Nacional. El Presidente no podía constitucionalmente reformarlas.

Se presentaba como excusa para otorgar la Ley Habilitante, la necesidad de atacar a fondo la corrupción. Ello no se hizo. Personas que han ejercido o ejercen Ministerios, gobernaciones, Alcaldías, cuestionados gravemente en su gestión, permanecen en sus cargos o van a otros, como embajadas y consulados. Venezuela no se apersona en juicios que tienen que iniciarse en otros países y pierde la oportunidad de recuperar siquiera una pequeña parte de lo que se le ha robado. Así tenemos el caso de los venezolanos detenidos en Estados Unidos por la malversación de 60 millones de $ del FONDEN. Luego de 2 años, el juicio va a terminar y el tribunal, ante la ausencia de Venezuela, seguramente asignará los fondos al gobierno norteamericano. En España se investiga las comisiones cobradas por españoles en la compra de 6 naves por la Armada Venezolana, y se menciona con sus nombres a los venezolanos que también cobraron. Acá no se investiga nada. ¿Qué se ha recuperado de los 25 mil millones de dólares saqueados al País que hace 18 meses denunciaban el Ministro Giordani y la entonces Presidenta del Banco Central? A última hora se aprueba una Ley y una Policía Anticorrupción que seguramente seguirá los pasos de la Policía Nacional Bolivariana que se nos presentó hace 4 años como una solución y que ha resultado con los mismos vicios de los anteriores.

¿Hay algo bueno? Sí. Creo que la ley de simplificación de trámites administrativos va por buen camino. El titular de la oficina anuncia algunas medidas, simples, pero efectivas, como prohibir que funcionarios exijan presentar copias de cédulas de identidad y RIF. También es justo elevar los niveles efectivos de impuestos a los Bancos, Probablemente el sector económico que ha ganado más en la última década. No estoy de acuerdo con que se les haya eliminado el ajuste por inflación, pues el propio Estado se lo aplica al aumentar todos los años la unidad tributaria. Por cierto que no es verdad que no se haya aumentado el IVA. Lo que no se ha incrementado es el porcentaje: 12%. Pero sólo en los dos últimos años, con niveles de precio que oficialmente cerrarán 2014 al triple de 2012, se paga el mismo 12% pero con cargas triples en productos como los quesos amarillos, galletas dulces y salados, refrescos, helados, restaurantes, tintorería, cableras, etc.

Por último, tenemos que objetar que a última hora se menciona una reforma, creo que la quinta a partir del año 2000, en la ley de Instituciones del Sector Bancario y otra en la ley del Banco Central. No tenemos idea de su contenido pues no ha salido hasta el viernes 21 en la gaceta pero el sólo hecho de una nueva reforma le quita imagen de seriedad a la República.

Alfredo Rincón

alfredorin@hotmail.com