Síguenos en: Menu

¿Maduro crimen de lesa patria y lesa humanidad?


Marzo 23, 2015

En 1982 aún imperaba en Argentina una junta de gobierno para la cual la menta humana no tiene capacidad de describir y que para justificar el golpe de estado, que la "originó" se encubría con el pomposo programa, PROCESO DE REORGANIZACION NACIONAL. Redención de la patria! El terrorismo de estado fue impuesto con las mismas características universales, a saber, provocar por medio del terror, inhibición a toda acción política, abulia y ataraxia, finalmente. Recuerdo algunos detalles, se robaron niños recién nacidos, los entregaban a una pareja de milicos, que los hacían suyos y para no dejar rastros, asesinaban a sus padres reales, carnales, del amor y del alma también. A esos hijos de Satanás, con el perdón de esta inocente criatura, se les ocurrió que invadiendo militarmente a las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, provocaría que el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte reaccionaran militarmente y ellos, los argentinos, bajo sus gigantes generalotes ganarían la guerra. Una vez logrado el triunfo, irían contra Chile, por las islas de Beagle, vociferaba un jetón, ministro de Relaciones Exteriores y culto.

Como se sabe, y no entro en detalles, los nazi-argentinos, soberbios, prepotentes, perdieron la guerra vergonzosamente o quizá sin ninguna vergüenza, los dictadores, los fundamentalistas carecen de ella, su egolatría les impide mirarse y reconocer su miseria. Ninguno de los argentinos salió a celebrar la invasión de Argentina a tales islas y probablemente la inmensa mayoría de ciudadanos de tan bello país, pienso en Gardel, Borges, Ginastera, Sábato, Cortázar, Cabral, Alfonsina, Gerardo Vila…se habrían opuesto a viva voz a semejante trampa, a semejante patrioterismo para sepultar la realidad argentina de esa era. Para asesinar la verdad, sepultar la libertad con la extinción de todo disidentes, pensadores.

Para ese entonces yo saludé a la Armada Inglesa (en sentido amplio) y pedí a dios me diera la posibilidad de ver a la Tatcher, la dama de hierro, entrando con honores al Teatro Colón de Buenos Aires...Obvio, los patrioteros me maldijeron. Una semana después de mi trabajo, que había sido publicado en Panorama, Gabriel García Márquez planteó lo mismo, pero mejor escrito, en Bogotá. Y ¿por qué escribí así? ¿Por qué pedía a Dios su intercesión?

Argentina padecía la más vil y criminal práctica de violencia, de represión, abominables crímenes contra los argentinos amantes de la libertad, disidentes, liberales... Se violaban todos los derechos humanos y hasta dios le estaba prohibido hacer milagros.

Argentina tenía la más alta tasa de inflación del mundo. Argentina había destruido el aparato productivo. Argentina tenía el peor sistema educativo de América, quizá del mundo. La matemática, la física teórica… eran comunistas y para evitar el comunismo, exiliaban o asesinaban a maestros, profesores, estudiantes…

La corrupción era parte de la vida y sustento del poder y la censura absoluta, el mundo donde escondían su miedo los gorilas, también aquí con el perdón de tan nobles bichos, los milicos se hacían proteger además de sus siniestros "guarda espaldas", por otros, testaferros que resguardaban cuanto esos obscuros seres, se robaban.

Los científicos, académicos, artistas, sin dejar de amar a su patria, más bien por amor a ella, se fugaban, se exiliaban, se asilaban, se iban a otros espacio para desarrollarse y mejor vivir.

La Junta era dueña de todos los poderes, pero también de la vida.

Y esa destrucción, ese asalto a la razón, a la ética, a la vida, quería ocultarse mediante una guerra que uniría al pueblo argentino contra el enemigo que mancillaba la soberanía.

LA PATRIA, SU SOBERANIA EN PELIGRO Y LA SALVANCION BAJO LA ACCION DE LOS PATRIOTAS, capaces de brindarse en holocausto para salvar la patria y preservar su soberanía. Para eso se urdió el macabro plan. En eso creyeron y así reafirmarían las hienas de la junta restauradora de Argentina, ataviados de refulgentes charreteras.

Pero Inglaterra los revolcó en pocos días. Y la decaída Margaret Tatcher se convirtió en heroína y ganó las elecciones que tenía perdidas. No me detengo en esto, está suficientemente documentado.

Venezuela vive un proceso análogo. El régimen se ajusta a conductas, acciones, propias de todo modelo dictatorial y arbitrario, fascista o no, de derecha o de izquierda. El dictador es el poder, el pueblo es él, "y soy el pueblo", "el pueblo es Chávez" y mediante esa falacia se secuestra el poder al pueblo. El amor a la muerte, o necrofilia, que se concreta en diversas formas, "si Alemania no gana la guerra, ningún alemán tiene derecho a vivir" (Hitler). "Socialismo Patria o muerte" (Fidel –Chávez). Miedo a la verdad, lo cual obliga al dictador a sustituirla o deformarla. Los comunistas, judíos, son los responsable de la crisis de Alemania, (Hitler). La guerra económica, la derecha, el imperio son los responsables y culpables de la escasez, el hambre, del desastre económico… (Maduro) Ello les permite completar su silogismo, si ellos son los culpables, entonces acabarlos, destruirlos, exterminarlos es la solución. Este modelo de argucias, trampas ha sido ampliamente estudiado por al llamada teoría de la conspiración, accesible a toda curiosidad, pero, además la experiencia histórica ha demostrado que esta actitud del sátrapa, del dictador, fascista o comunista, de izquierda o de derecha, ateo o creyente siempre se derrumba, se extermina porque la lucha del hombre por la libertad, por la verdad es superior a todas a las trampas, artilugios, artimañas, miserias, violencia de las hegemonías, incluso al "pan y al circo" con el cual la inteligencia del poder romano supo imponerse tanto tiempo.

Las relaciones de Venezuela con los Estados Unidos como la "única expresión" del capitalismo e imperialismo, fue la mayor argucia de la política irracional de Chávez, en el universo externo, pero también en el universo interno, asumidos por él como correlativos. Desde frijolito hasta fascista, los escuálidos y los revolucionarios. Los patriotas y los enemigos de la patria… el mesianismo contra la razón. Los que quieren patria que me sigan, vociferaba en bastarda imitación a Cristo. Odio versus razón. La mentira, entonces, se convierte en la fuente de la ideología del terrorismo de estado. La ofensa, la difamación, el odio, la calumnia son algunas de las armas del lenguaje institucionalizado por Chávez y que todos sus secuaces, sus "apóstoles", siguen, cultivan y exageran. En actitud histérica, Chávez declara la guerra "santa" a Busch, tal como lo demuestra su imbécilmente famosos discurso en la ONU, altisonante al comienzo afirmó "aquí huele a azufre", se persignó y se revistió de Torquemada. Así pues, Estados Unidos, en su presidente, quien había estado en ese estrado el día anterior, era nada más y nada menos que el Diablo y Chávez un poco más que dios. Del olor a azufre, satánico, pasó al olor de su especial hachís revolucionario. Eso se continúa, ¡Chávez no ha muerto!...

Ahora Maduro provoca al Imperio, insulta a sus ex presidentes, los llama genocidas, fascistas, ecocidas, responsables de la guerra económica, amamantadores de los anti patria, también fascistas y arma un show, los gringos vienen a invadirnos, quieren nuestro petróleo, el de las mayores reservas del mundo, pero si vienen, los exterminaremos. Hechas esas advertencias, entonces, ordena a Obama que rectifique, les ofrece su mano para redimirlo, el imperio está a puno de derrumbarse, el imperialismo agoniza, el socialismo es la salvación del planeta. Y reafirma su lengua en el falso anti imperialismo de Bolívar, la sapientia de Chávez, para inferir que, dadas estas circunstancias, dados esos hechos, él necesita una ley que lo habilite para enterrar al imperialismo.

¿Qué diablos hay detrás de esta basura?- Maduro sabe bien y Padrino también y José Vicente también y Diosdado también que militarmente Venezuela no aguanta una nalgada. Que la voz de un misil es más eficiente que el por qué no te callas, del Rey de España, que hizo palidecer y enmudecer a Chávez. Maduro sabe que nuestras FANB no tiene armamentos eficaces y eficientes y que, además, tendríamos que comprarlos fuera, quizá hasta al propio imperio, pero sabe también que no tenemos dólares para comprar armas de esta "nueva generación". Padrino y el generalato, mafiscalato, etc.-ato, saben que no hay comida, que no hay medicina, ni siquiera papel higiénico y toallas sanitarias que son tan necesarias siempre y en toda guerra, tanto más si se pierde, mucho más… Maduro sabe y Padrino sabe y JVR sabe y Vladimir sabe…saben que hay estamos invadidos irreversiblemente, que la coca cola, internet, los jeans, etc. muchas cosas más viven con nosotros, entre nosotros y que un buen llanero, macho, vernáculo, criollo para la fiesta del coleo se viste de vaquero y prefieren el whisky al chirinche…. Y sabe que muchísimos chavistas prefieren a Word Disney, Miami, Las Vegas, los bancos de allá y el de Madrid, de Andorra que a Lorza… Un buen informante al respecto, bien pueden ser Ortega, Calixto y Chaderton, el Roy, creo que ambos cristianamente formados en Copei ¡Conversos hoy!

Entre este basurero, Maduro tapa las heces de la entrega a la Guyana Inglesa, alias República de Guyana. Y esa república llámese de verdad por su nombre, Guayana Inglesa, es miembro de la Mancomunidad Británica de Naciones y nada que ellos hacen, se hace sin la consulta y buena pro de la realeza, del "imperialismo inglés". Que los grandes negocios petroleros de la república esa son, fundamentalmente, con empresas inglesas y en la explotación y secuestro, robo del Oro con canadienses…Esta población negra no se afinca en la afro descendencia, son guyaneses, son ingleses que crecen y buscan llegar al futuro, ahorcando a Venezuela, si es necesario o expropiar por invasión la zona en reclamación. Estos buenos negros y bellas negras no pierden tiempo en saberse afro-descendientes, Obama tampoco, (una manera venezolana de afirmar el racismo aristobulérico) sino que trabajan para crecer y seguirse meritoriamente identificándose con el imperio inglés, su ciencia, su arte, su arquitectura, su cultura, en general.

La entrega a Guyana, quiero decir que verdad es, a Gran Bretaña, quiero decir a Inglaterra, Irlanda…en nombre del anticolonialismo es un crimen de lesa patria, que no solo es pérdida de un patrimonio histórico, sino un inmenso daño a la ecología, a la vida natural del país, de la patria, del planeta. No hago ninguna referencia al imperialismo de la miseria que ejerce Cuba sobre todas a las decisiones del régimen y que se exhiben como ejemplo para la humanidad, según el discurso Fidel-Chávez, Maduro-Raúl porque en breve, se amamantarán de las sobras del imperio y recompensarán a esos imperialistas enemigos con la dolce vita de las playas, las mulatas y otros mercaderes del sexo, uno de los mayores éxitos de la revolución cubana.

Pero, entre usted, Maduro y yo, en secreto, déjeme darle la razón, si por un milagro del dios del absurdo, o por lecciones del pajarito, medium de la anunciación del comandante supremo, eterno, que engendra e ilumina sus decisiones, a usted le convendría que los gringos invadieran a Venezuela. Podría usted decir que se inmoló por la patria, por la independencia y demás sustantivos de esos, pero, lo mejor para la revolución seria poder inventar una excusa para que otro fuese el responsable del fracaso de Chávez, del suyo, del socialismo del XXI.

De no darse la invasión, la violación del suelo patrio y que el imperio se conformase con demostrar donde andan muchos reales de la casta, beatifica corrupción revolucionaria, entonces, declare usted la guerra, rodilla en tierra, al imperialismo yanqui y acabará por siempre con los males del capitalismo chino, usted sabe, la producción china vive del mercado…

Nota, lo de los yanquis y el petróleo, ah! Señor, no es ya la necesidad del "imperio". El propio Obama lo dijo sin ambages, no lo necesitan. Y tal como dijo un ministro de Arabia Saudita, "el hombre dejó el uso de las piedras no porque no hubiese piedras, sino porque encontró una energía mucho mejor". En breve, Maduro, el petróleo será sustituido por nuevas energías más eficaces y menos contaminantes…

Américo Gollo Chávez