Síguenos en: Menu

Los consejos del Nuncio


Julio 18, 2014

Han sido reiteradas las oportunidades en las que el papa Francisco se ha referido a Venezuela y a sus problemas con amorosa preocupación.

El Vaticano ha sido muy deferente con Venezuela. Juan Pablo II vino a visitarnos dos veces. Benedicto XVI nos envió como nuncio apostólico a monseñor Pietro Parolin, quien después sería llamado por el papa Francisco para designarlo secretario de Estado y elevarlo a la dignidad cardenalicia.

El Papa y el secretario de Estado han autorizado al nuncio apostólico a participar como testigo en la mesa de diálogo entre el Gobierno y la oposición con la facilitación de los gobiernos de Unasur.

Con motivo de la reciente reunión de la Conferencia Episcopal, el nuncio, monseñor Aldo Giordano, dijo unas palabras muy sabias, con consejos importantes para los líderes políticos o sociales que actúan en la presente crisis venezolana.

Dijo el nuncio: "Mi experiencia como diplomático en Europa me ha entrenado para negociaciones difíciles". Seguramente esa fue la razón para que lo enviaran a Venezuela. Luego, compartió con los obispos los cinco principios tomados de la exhortación apostólica "La alegría del Evangelio" que lo han guiado durante su participación en el diálogo venezolano:

1. El tiempo es superior al espacio. Este principio permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos.

2. La unidad prevalece sobre el conflicto. Cuando se habla de unidad, se refiere a la unidad de todos los ciudadanos y no solo a la unidad de los partidarios del Gobierno o de sus adversarios.

3. El conflicto no puede ser ignorado o disimulado. Hay que abordar con franqueza y con claridad los asuntos en los que discrepamos, sin abandonar las buenas maneras. Pero si quedamos atrapados por el conflicto, perdemos perspectivas.

4. La realidad es más importante que la idea. Es peligroso vivir en el reino de la sola palabra. Hay que tomar en cuenta la realidad.

5. El todo es superior a las partes. Venezuela es más importante que el partido del Gobierno o el partido de la oposición. Y, por supuesto, el interés nacional tiene que prevalecer frente a los intereses de partido y mucho más frente a los proyectos individuales.

Bien por su Santidad y bien por el nuncio. Ojalá le prestemos atención.

Seguiremos conversando.

Eduardo Fernández
@efernandezve