Síguenos en: Menu

Ley especial para la creación del fondo de financiamiento de la educación universitaria, por Egno Chávez


Julio 22, 2016

La semana pasada les escribí sobre la situación de insuficiencia crónica del presupuesto de las universidades nacionales que Año a Año padecen estas instituciones, ahora quiero presentar una idea que puede convertirse en una solución para esta situación recurrente que vive la educación universitaria venezolana, una propuesta de Ley Especial para creación del fondo de financiamiento de las universidades públicas.

Una alternativa al problema presupuestario podría ser la promulgación de una Ley Especial para la creación del Fondo de Financiamiento de la Educación Universitaria, cuya normativa consagre en su articulado la creación de una entidad descentralizada con personalidad jurídica propia adscrito al Ministerio de Educación Universitaria , Ciencia y Tecnología, con la finalidad de asignar recursos económicos a las Universidades Públicas que presenten propuestas de inversión para el mejoramiento de la calidad de los programas y proyectos académicos, de los procesos de modernización de Gestión universitaria y de la Capacitación del Talento Humano especializado en el exterior.

El objetivo del fondo de financiamiento de la educación universitaria seria proporcionar anualmente recursos económicos en condiciones de restricción de acceso a los mismos, para financiar programas estratégicos en diversas áreas.

En una crisis de recursos económicos que padece el país en estos momentos, podría financiarse una iniciativa como el fondo de financiamiento de la educación universitaria, cuales serian las fuentes de recursos de este fondo, la respuesta sin duda podría considerarse 2 (dos) entidades públicas existentes, cuya normativa legal vigente permitirían perfectamente realizar aportes significativos a este fondo para la consolidación y mejoramiento continuo de las universidades públicas.

La primera entidad pública es la ONCTI adscrito al Ministerio de Ciencia y Tecnología, la cual recibe los aportes empresariales que obliga la Ley Orgánica de Ciencia , Tecnología e Innovación conocida como LOCTI, que pudiera destinar subsidios especiales recurrentes a las universidades , toda vez que hoy es una fuente importante de recursos para el ejecutivo nacional desde el 2010 hasta el 2015 , ha recaudado importantes lo que evidencia la fortaleza de esta entidad como una opción potencial para contribuir a un eventual creación de un fondo de financiamiento de la Universidad Venezolana.

La segunda entidad pública que se puede mencionar es el Fondo de Compensación Interterritorial dependiente del Consejo Federal de Gobierno y administrado por el Presidente de la Republica y el Vice presidente.

La Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno en su artículo 22 expresa lo siguiente "El Fondo de Compensación Interterritorial está destinado al financiamiento de inversiones públicas para promover el desarrollo equilibrado de las regiones , de las regiones , la cooperación y la complementación de las políticas e iniciativas de desarrollo de las distintas entidades públicas territoriales y la realización de obras y servicios esenciales en las regiones y las comunidades de menor desarrollo relativo."

Este articulo evidencia, que hay la posibilidad cierta, que el Fondo de Compensación Interterritorial puede destinar aportes a las universidades públicas sobre todo si se considera que no es posible un desarrollo equilibrado de las regiones sin ciencia, tecnología e innovación, que en un 70% se realiza en las universidades y al mismo tiempo las universidades requieren de obras y servicios esenciales para contribuir al desarrollo de las comunidades de su entorno. De manera que es posible lograr recursos recurrentes por esta vía, si existe la voluntad política para ello.

Se debe subrayar, que el fondo de financiamiento busca la obtención de recursos adicionales para las universidades, que en ningún caso se pretende que este sustituya la asignación presupuestaria ordinaria anual del presupuesto nacional a las universidades. Por el contrario, se pretende sensibilizar al gobierno central y a la sociedad sobre la necesidad de ayudar a las universidades para que cumpla el papel fundamental que debe jugar el desarrollo sostenible de la nación y que esto no es posible con la política del regateo de los recursos económicos que requieren las universidades para su desarrollo continuo y para servir con calidad, eficiencia y compromiso social a la sociedad venezolana.

Esta iniciativa debería en principio dejar claramente establecido que los recursos del fondo solo se podrán invertir en programas y proyectos académicos, en los procesos de transformación de la gestión universitaria, en la formación de talento humano de alta especialización , en la contratación de expertos en gestión del conocimiento y transferencia tecnológica, adquisición de tecnologías avanzadas en las diversas áreas del conocimiento , modernización de laboratorios, centros e institutos de investigación e infraestructura de soporte para la academia .De manera que no hay espacio para el gasto corriente en la filosofía del fondo para no desvirtuar su objeto.

Una vez fijada la posición con respecto al destino exclusivo de los recursos del fondo a los gastos de inversión de las universidades, se propone un funcionamiento que considere como criterios la igualdad y equidad pero aparejadas con el desempeño institucional, con base a indicadores tangibles, cuantificables y medibles para la adjudicación transparente de los recursos del fondo.

Por ejemplo, el fondo puede otorgar anualmente un monto fijo que sea el 50% del monto anual del fondo a todas las universidades, para no profundizar las diferencias entre las universidades de mayor antigüedad, complejidad y demanda frente a las universidades en desarrollo. Pero, al mismo tiempo, el otro 50% que el fondo otorgará sean recursos por programas y proyectos, considerando su impacto científico, tecnológico, humanístico y artístico, con el objeto de generar competencia sana entre las instituciones universitarias, propiciando un desempeño institucional de mayor eficiente y efectividad académica de estas.

Para garantizar el cumplimiento de las universidades con el fondo de financiamiento , el gobierno central se podrían establecer contratos- programas para otorgar los recursos y respaldar jurídicamente al fondo y lograr el compromiso legal de las universidades con el ejecutivo nacional y evitar desviaciones que afecten el uso adecuado de los recursos asignados.

La relevancia de una asignación con base en el desempeño y la productividad académica, sin duda introduciría una revalorización de la universidad como institución responsable de la generación de conocimiento y formadora de talento humano necesario para el desarrollo sostenible de la nación.

Por otro lado, seria todo una innovación de gestión de política pública de financiamiento universitario en Venezuela. La cual viene operando en otros países como; México. Argentina, Chile y Canadá.

Lo que realmente se quiere evidenciar con esta propuesta, es que existe la posibilidad cierta de conseguir más recursos para las universidades, pero hay que trabajar sostenidamente y sensibilizar al gobierno central de las bondades de invertir en las universidades , se sabe que el contexto de políticas del gobierno no son muy favorable hoy a las universidades , pero , también es cierto, que tanto el gobierno como el país, necesita del talento humano especializado y el conocimiento que se encuentra en las universidades y que estas hoy esta llamadas a ser responsable de los avances científico –técnicos y de hacer una contribución fundamental para el desarrollo sostenible del país.

La Creación de una fuente de Recursos adicionales para proyectos de mejora y fortalecimiento institucional de las Universidades Públicas podría lograr la complementación presupuestaria que contribuya a resolver; la demanda vitales de la universidad de hoy , Actualización de las necesidades de formación y tecnológicas, Financiamiento de proyectos de innovación tecnológica e investigación aplicada, y dar certidumbre y fortalecer la Viabilidad Financiera de la Universidades.

EGNO CHÁVEZ