Síguenos en: Menu

Ledezma


Marzo 09, 2015

Antonio Ledezma es un experimentado político. Ya destacaba en los 70 como joven promesa de Acción Democrática. Sería diputado a la Asamblea Legislativa del estado Guárico, su estado natal. En los 80 es miembro del Congreso Nacional y en los 90, gobernador del distrito Federal, senador y alcalde del municipio Libertador hasta que fraudulentamente es derrotado en 2000.

Hoy Ledezma es el enemigo número 1 del régimen. Su éxito se asienta en una indeclinable, permanente y coherente posición política dignamente asumida, que las campañas descalificadoras del régimen no han logrado destruir. Ha mantenido una posición transparente, siempre abierta al diálogo, pero de claro deslinde con el dictador y sus propósitos hegemónicos. Para su liderazgo es indispensable el apoyo popular, no el reconocimiento oficial. Su clara línea de oposición le ha permitido apoyar permanentemente la protesta y la movilización social. Ha favorecido las posiciones electorales cuando ha sido conveniente o cuando la mayoría de sus seguidores lo ha exigido. Ha sido factor de unidad política necesaria para salir de Chávez.

Contra todos los pronósticos, particularmente los de Chávez, derrota a sus candidatos y se convierte en alcalde de Caracas, figura central de la política nacional y referencia permanente. Ante el peligro que para el régimen representa, Chávez intenta cercarlo limitándole los espacios institucionales. Sus atribuciones y competencias son inconstitucionalmente reducidas. Sus recursos menguados. Sus principales colaboradores perseguidos, encarcelarlos u obligados al exilio. Pero Ledezma no se rinde. Continúa firme, sin ceder un ápice en su dignidad, dispuesto a arriesgar la vida por la libertad. Ha comprendido perfectamente que luchar contra la dictadura exige una constante disposición y entrega mucho mayor que la requerida en tiempos de democracia. Ha entendido que sólo perdiendo el miedo se puede ser eficaz en la lucha contra la dictadura. Sabe que una buena gestión complementa la fundamental obligación de contribuir a la derrota irreversible de la dictadura. Ledezma no descuida el frente externo donde desenmascara al régimen y busca solidaridad y comprensión.

En esta difícil hora de la República, liderazgos como el de Ledezma, donde todo luce subordinado al interés nacional, deben ser imitados y multiplicados.

Rafael Díaz Blanco

@rafidiaz