Síguenos en: Menu

La triste historia económica 1999-2014


Diciembre 09, 2014

Trataré de resumir lo que ha pasado en estos casi 16 años.

Chávez, animado inicialmente por una encomiable preocupación por los pobres, que siempre he reconocido, y posteriormente por la búsqueda de sus votos, pues se engolosinó con el poder, decidió dar total prioridad a lo social sobre lo económico, aspecto este último que nunca fue su fuerte, y además lo asesoraron muy mal.

Si bien lo social, que es el reparto de lo que hay, es muy importante, Giordani olvidó el detallito de decirle a Chávez que como lo que puede repartirse es lo que se produce, para poder repartirlo, primero hay que producirlo, así que esto jamás pasó por la cabeza del eterno, y como algo después de agarrar el coroto los precios del petróleo se fueron al techo, y nos entró por varios años un sabroso chorro de dólares, el gigante solo se ocupó de repartir ese chorro, regalando una parte a otros países.

Claro que ese reparto favoreció al pueblo, lo que, insisto, reconozco, y los indicadores sociales de pobreza, desnutrición, analfabetismo y otros mejoraron apreciablemente. Hasta aquí, todo bien.

Pero el mencionado olvido, el peor manejo de la economía en toda la historia del país, y los garrafales errores de simple lógica cometidos, llevaron al país a un hoyo del que va a costar salir. Veamos.

Además de apedrear a los empresarios privados desde el principio, Chávez de repente descubrió que el harto fracasado socialismo es el cielo en la tierra, y comenzó con su machaca de socialismo, socialismo hasta en la sopa. Se dedicó a expropiar fincas, fábricas, etc., sin cumplir con lo más elemental de una expropiación, que es pagarla. En el 2003 implantó un férreo control de cambio con una tasa de 1.600 Bs. viejos por $, y sentenció que ese sistema "llegó para quedarse".

Todo lo anterior configuró el coctel perfecto para que los inversionistas, nacionales y extranjeros, descartaran total mente traer sus reales al país. Así se aniquiló toda posibilidad de desarrollo, pues la inversión privada, conjuntamente con la pública, es la base del progreso de cualquier país, y eso sembró la semilla de la peladera actual.

Pero vinieron muchos más "aciertos".

En 2005 ubicó el cambio en 2.150 Bs/$, lo dejó vigente durante 5 años, y con ello sobrevaluó el bolívar brutalmente, lo que ha causado y sigue causando la quiebra de empresas a granel, destruyendo nuestro aparato productivo.

Obligó al BCV a hacer lo que ningún banco central serio del mundo hace, que es imprimir billetes desaforadamente para financiar al gobierno y sus adláteres, con lo que se ha desatado una imparable y mayúscula inflación.

Cometió el increíble y descomunal error de que, a pesar de que el plan era estar produciendo hoy en día 5-6 millones de barriles diarios de petróleo, con lo cual estaríamos fresca chicha ante la baja de los precios petroleros, permitió que se exprimieran sin piedad los reales de Pdvsa, por lo que no se realizaron las inversiones necesarias para el aumento de la producción. Y ahora, ¡horror!, los dólares no alcanzan.

Con la controladera de precios, los absurdos y mal manejados subsidios, la locura cambiaria, el déficit fiscal, la imprimidera de dinero inorgánico, un voraz endeuda miento, y, en suma, haciendo todo lo contrario de lo que manda una sana práctica económica, sumió a este pobre país en el más espantoso caos: fuerte contracción (para mí, ya depresión), pavorosa inflación, atroz escasez, no se consiguen medicinas ni otros insumos médicos, colas, corrupción, bachaqueo imparable, cierre de empresas, los recién graduados haciendo maletas para irse, la pobreza aumentando significativamente otra vez, y pare de contar.

Y ahora tenemos un menudo problemita: ¿cómo se arregla esto?

Pero Maduro, siguiendo la senda de su maestro, insiste en que vamos pronto a ser potencia económica, y que nos resbala la caída del petróleo.

Ojalá que estas líneas puedan hacer que nuestros gobernantes reflexionen un poquito.

Herbert Hudde