Síguenos en: Menu

LA SUMISION COMO ACTITUD APRENDIDA


Junio 13, 2016

La sumisión es un acto vil por el que pretende realizarla a otra persona, a familias y sociedades. Refleja un estado mental con profundas patologías y deformidades que no logran ofrecerle a nadie un mínimo de dignidad y respeto. Por otro lado, la sumisión sea por la vía que sea, para el que la asume, se traduce a una condición servil a los deseos de quien se la impuso, hasta el extremo de renunciar progresivamente a sus mas íntimos derechos humano.

Es por lo cual, un estado psicosocial, cuya característica es la anulación del ser pensante, consciente del mal o bien de su entorno personal, familiar y social. Lo cual, le impide una claridad real en sus pensamientos y una profunda confusión en los sentimientos que se debaten entre el bien y el mal, dependiendo el grado de poder que se tiene con respecto al que lo somete. La sumisión va más allá de una mentira o una manipulación circunstancial.

Hoy por hoy, al mismo estilo de Goebbesls y la SS alemana, la maquinaria mediática del estado venezolano orientada por las políticas del régimen de Fidel y Raúl Castro, vienen progresivamente proporcionando el elemento subconsciente a nuestro pueblo, el empobrecimiento y donde la riqueza es símbolo de maldad e injusticia en contra posición de un estado populista que emerge como un dador alegre y cuyo esfuerzo en el ciudadano de lograr el éxito y la prosperidad se limita hoy por hoy, a un CLAP.

Es entonces esta realidad a la que nos enfrentamos, sin dejar a un lado y no menos importante el uso de las armas con perfume de oliva, la corrupción organizada y la ilegalidad en materia de narcotráfico, la impunidad del Estado, entre mil cosas más. A este drama existencial la unidad nacional, es una necesidad, lo cual, indica que la capacidad de aglutinar sea de la MUD u otros, deberán ser el principio de una razonada estrategia; donde ya sabemos que los factores que componen a esta mesa carecen de toda noción de un esfuerzo de política de nación, y esto es sumamente grave la vista de los analistas políticos.

El país ha sido tan noble, que los encuestadores y estrategas en la opinión y análisis, vienen dando al pueblo las pautas y soluciones, el sector empresarial con la claridad sociopolítica necesaria y un estamento político partidista que anda de espalda al pueblo y cuyas tragedias son calificadas como buenas en el "morbopopular", finalmente y lo más preocupante, un pueblo que lucha con la perversa sumisión dirigida al pensamiento y reforzada desde el estomago.

Quienes logramos percibir este panorama, vemos con terror lo que pueda pasar en este país, coincidimos con líderes como Felipe Mujica, Eduardo Fernández, Claudio Fermín, Leopoldo López, Salar Romer como el Pollo Salas, entre muchos otros. Que la salida democrática, sea la que sea, deberá encontrase con el consenso de todos y no asumir una representación basada en el poder o en un acto electoral circunstancial.

JOSÉ PONS