Síguenos en: Menu

La solución depende del interés de todos


Abril 25, 2014

"El precio de desentenderse de la política es el ser gobernado por los peores hombres". Platón.

Creo que estamos en un momento de no retorno. El régimen solo podrá instalar un sistema de gobierno como el que pretende a través de la fuerza, la represión, asumiendo la conducción de una abierta dictadura. En ese camino andan; separado totalmente del hilo constitucional, asesorado y obediente a los hermanos Castro y manipulados de manera clientelar por un grupo de militares y nuevos ricos obligados a mantener el poder para cubrir sus desafueros y actos vandálicos.

Por otro lado, la oposición se enreda en el discurso del diálogo. Parte de ella piensan que el diálogo es solo con el gobierno, craso error, el diálogo es con todos, sobre todo entre ellos y con nosotros.

Es risible que defiendan un diálogo con el gobierno, mientras evitan o complican dialogar entre ellos. Peor aún es la mezquindad y egoísmo como se distribuyen la representación de la Unidad, sin entender que esto los hace ver como aislados y no tan representativos de la misma en la calle.

La oposición debe evitar son los "cabeceos candidaturales". Deben entender que no es el momento, tal y como están las cosas en el país no hay probabilidad de ser candidato con oportunidad a nada. Si las condiciones de ilegalidad y ventajismo no se superan. Por lo que es recomendable al folklorismo político no actuar buscando rédito en lo inmediato, quitándole fuerza y dirección al trabajo de los líderes en la calle que, no es otra cosa que convencer para la participación en búsqueda de un cambio para mejorar las condiciones de vida.

El régimen la tiene difícil, solo le queda la fuerza para someter a un pueblo que reclama por mejores condiciones de vida y nuestros errores. Nuestra acción tiene que ser motivar al pueblo; hay que tratar de internalizar en la gente que es el momento del país, hay que resistir y endurecer, que la posibilidad cierta y expedita de cambio es actuando, actuando, reclamando nuestros derechos y exigiendo soluciones desde lo cotidiano; desde el mercado o la farmacia donde no se consiguen los productos, y los precios son inalcanzables; desde el colegio pidiendo seguridad, calidad y respeto a la libertad de pensamiento de nuestros hijos; desde la calle para que el mundo sepa que hay un pueblo negado a vivir en dictadura y resistiendo con fuerza.

Es el momento de entender que está en juego todo, que llego la hora de echar el resto, que luego cuando estemos sometidos, con el auto-estima en extinción, habremos tirado al fango el futuro de nuestros hijos.

Hay que vencer el miedo y recordar a quienes pretenden quitar fuerza a la protesta y echar de lado a nuestros valientes estudiantes con el tema de "no más muertos", sin aclarar que la responsabilidad de la violencia es exclusiva del régimen que reprime.

Para nuestra consideración, es importante recordar que en Venezuela cada hora son asesinados dos ciudadanos, en su gran mayoría gente honesta y trabajadora.

Debemos recordarle a los fanáticos del cálculo político, del oportunismo, que el momento llegará.

Que en este momento el interés es el país. Quiero remarcar el inicio del escrito, "la solución depende del interés de todos", salgamos con fuerza y decisión a defender el futuro de los hijos, de la familia, de Venezuela, desde lo cotidiano, desde el barrio, desde el mercado, desde la farmacia, la escuela donde estemos, tomemos la decisión de decir BASTA YA.

Es hora de exigir verdadera paz para vivir, con calidad, felicidad y en conocimiento que dejaremos un país de primera a nuestros hijos.

Edgar Luzardo