Síguenos en: Menu

La situación


Diciembre 02, 2014

El Gobierno pretende tapar la crisis generalizada, con acciones cada vez más autoritarias y con la persecución frontal a la oposición. Lo que vimos los últimos días con las Leyes Habilitantes y la sentencia contra Juan Carlos Caldera, son la mejor demostración de lo dicho al principio.

Sin embargo, el problema económico que tiene el país es de tal tamaño que se hace inocultable para los venezolanos, de todos los niveles y estratos. Esta semana el dólar paralelo, el mismo que el Ministro de Finanzas dijo que era una ficción, sobrepasó los 140 bolívares; mientras que la inflación y la escasez galopante, arruinan el bolsillo y la tranquilidad de la población.

La caída de los precios del petróleo debe preocuparnos a todos; pero vemos con asombro cómo el Gobierno Nacional sigue sin presentar una estrategia de contingencia para evitar que el declive del crudo afecte, aún más, a nuestra economía. Sólo hemos visto fanfarronadas en cadena de radio y televisión que poco aportan a resolver esta delicada situación.

Pero el problema de fondo es el modelo económico y político que el oficialismo le ha impuesto a los venezolanos. Aquí acabaron con el aparato productivo nacional, redujeron al sector privado casi a su mínima expresión, estatizaron y politizaron a empresas que generaban dividendos al país, entre otras erradas medidas que, le dieron réditos electorales al chavismo; pero perjudicaron a la nación. Ahora nuestra economía sólo está sustentada por el petróleo que exportamos.

Es injustificable la precaria realidad que estamos viviendo; e inaceptable que desde el poder se pretenda cubrir el déficit de recursos a costa del bolsillo de la gente. Las nuevas leyes contra la corrupción no buscan combatir el problema de raíz, porque tendrían que exponer a los cientos de enchufados que han hecho fortunas en este Gobierno; lamentablemente son parte del show demagógico al que nos tienen acostumbrados. Por cierto, seguimos sin saber quiénes se robaron los 25 mil millones de dólares de Cadivi.

Tomás Guanipa

@tomasguanipa