Síguenos en: Menu

LA RUSIA COMUNISTA, PORQUE ABRAZÓ AL CAPITALISMO


Abril 15, 2016

La Unión Soviética, estaba muy atrasada respecto al Occidente en la tecnología no militar, particularmente en las telecomunicaciones y la informática. En 1990 todavía más de 100.000 pueblos de la URSS carecían de línea telefónica. La economía civil adolecía de computadoras, de robots industriales, fotocopiadores, escáneres y otros adelantos utilizados en occidente 15 años antes.

La cúpula comunista tenía por finalidad impedir el intercambio de información no sujeta a censura. La escasa red telefónica era más por la inseguridad del partido que una falta de conocimientos y recursos técnicos. Lo delata la práctica de cerrar con candado las pocas computadoras de las empresas comerciales y de tipificar como "crimen contra el estado" la posesión no autorizada de una copiadora.

Quizás lo más significativo era su enorme e ineficiente burocracia, sin medios modernos de gestión (telecomunicaciones, informática) La ineficaz asignación de los recursos, casi todos manipulados por la dirección a través de falsear los niveles de producción y las nóminas de los trabajadores, la mayoría abultaban sus necesidades en materias primas y planes de inversión para obtener más recursos.

Cualquier empresa quebrada recibía fondos para su compensación, igualmente una gestión ineficiente como el uso de recursos innecesarios, el exceso de empleados y las malas inversiones nunca eran sancionadas ni se intervenía la empresa afectada, al contrario recibía todavía más subsidios para mantenerla a flote, a fin de evitar que se divulgara o se conociera la magnitud del desastre.

Esta peculiar economía degeneró en la escasez, largas colas, burocracia, personalismo y la corrupción que llegaba hasta «el empleado que escondía, para sus amigos o parientes o para un soborno». Había pocas recompensas a los directores de empresas que aplicaban mejoras a la producción o de productos de calidad. Esta característica fundamental de las economías comunistas es la que nuestra primitiva sociedad venezolana reproduce irresponsablemente a la vista de todo el mundo en pleno siglo 20.

CESAR GUILLEN