Síguenos en: Menu

La lección de López Contreras


Julio 15, 2014

Venezuela en los actuales momentos, vive días de transición histórica, como los que se sucedieron a la muerte de J.V Gómez en 1936. En aquellos momentos, un hombre pasó a la historia al comprender que a él, le correspondía cambiar el rumbo que el país traía desde comienzos del siglo XX, después de los gobiernos autocráticos de sus dos antecesores. Fue así como Eleazar López Contreras, quien desde los dieciséis años estaba vinculado a una concepción autocrática y dictatorial del Estado, a los cincuenta y dos años comprendió, que no era posible continuar por ese camino. Lo primero que tenía claro, era que su gobierno tenía que ser distinto al de J.V. Gómez. No pretendió mantenerlo vivo eternamente. Y lo segundo, que debía hacer cambios significativos en el estado de cosas.

En su programa de gobierno presentado en febrero de 1936, expresa que su "misión era hacer efectivas la Constitución y las leyes" manejadas a su antojo por su antecesor. Está consciente además, de "la complejidad de los problemas de reconstrucción nacional a que el gobierno y el pueblo tienen que enfrentarse en las presentes circunstancias".

Plenamente consciente de su papel histórico, después de décadas de tiranía, expresa que "Es solo cuando los ciudadanos disfruten de sus libertades en un ambiente de mutua consideración y respeto a la ley y respaldados por la acción protectora del gobierno, como podrán realizarse útilmente las reformas necesarias para extirpar gradualmente los vicios del pasado". Pone en marcha cambios impensables por la autocracia gomecista en salud pública, vías de comunicación, educación, agricultura y cría, política fiscal y comercial, inmigración y colonización, entre otros. Y por si fuera poco, después de una tiranía militar, expresa que "el gobierno debe prestar atención a las fuerzas armadas de manera que sean capaces de garantizar nuestras propias instituciones y defender la integridad del territorio nacional" porque, "las fuerzas armadas personifican al Estado de todos, solo sirven los intereses nacionales y son extrañas a las luchas políticas".

Gobierna con los mejores venezolanos de su tiempo, algunos de los cuales habían sufrido los rigores de las cárceles gomecistas, como es el caso del zuliano Néstor Luis Pérez. Por todo ello López Contreras abrió las puertas a una democracia con sólidas instituciones, donde el poder militar estaba subordinado al poder civil.

Hoy vivimos una nueva transición, de un régimen caracterizado por el neoautoritarismo militarista y marxista, hacia un sistema democrático de libertades políticas, económicas y sociales. ¿Podrá Maduro hacer esta transición como en su momento lo hizo López Contreras? ¿Estará claro Maduro en que el no puede ser la prolongación del gobierno de H. Chávez? ¿Tendrá clara la misión de hacer efectiva la Constitución de 1999 y comprenderá "la complejidad de los problemas de la reconstrucción nacional" de hoy, como la comprendió López en su momento? ¿Estará dispuesto a que los ciudadanos disfruten de sus libertades en un ambiente de mutua consideración y respeto? ¿Estará Maduro dispuesto a "extirpar gradualmente los vicios del pasado" como lo hizo don Eleazar y tendrá claro que las fuerzas armadas son extrañas a las luchas políticas"? Ojalá pues que Maduro leyera inteligentemente una biografía de Eleazar López Contreras y aprendiera como se puede entrar a la historia por la puerta grande o salir violentamente de ella por una pequeña.

Jorge Sánchez Melean