Síguenos en: Menu

La hiperinflación


Agosto 06, 2015

Quizás, el vocablo económico más atemorizante que se ha puesto de moda entre los analistas económicos es el de HIPERINFLACIÓN, más que todo por el deterioro acelerado del poder adquisitivo del bolívar y los altos niveles de inflación mensual, junto a la práctica del gobierno nacional de no revelar este índice mensual, que por ley está obligado a informar.

La HIPERINFLACIÓN es un caso extremo de inflación y ocurre cuando hay un rápido aumento en la cantidad de dinero circulante, que no está correspondido con un aumento similar en la cantidad de bienes y servicios existente en la economía.

Puede haber muchas causas subyacentes, pero frecuentemente la causa inmediata de una HIPERINFLACIÓN, es la decisión del gobierno de imprimir billetes en grandes cantidades para financiar su déficit fiscal. El gobierno venezolano persiste en su errónea lectura, de tratar mantener a raya el costo de la vida considerando que la inflación tiene su origen en la especulación y el enriquecimiento ilícito de algunos comerciantes, que lo emplean como mecanismo de una supuesta guerra económica contra el país.

De acuerdo, al académico STEVE HANKE de la Universidad JOHNS HOPKINS, se acepta que existe un proceso hiperinflacionario cuando la tasa de inflación supera el 50 por ciento mensual, cifra establecida por el profesor PHILIP CAGAN de la Universidad de Columbia. HANKE puntualiza, que una inflación de 50 por ciento mensual, si se calcula de forma anualizada, llegara cerca de 13.000 por ciento al año.

La HIPERINFLACIÓN tiene efectos negativos sobre el bienestar de la población y algunos de los efectos que se observan son:
° Las tiendas empiezan a cambiar, hasta varias veces al día, los precios de sus productos.
° La población empieza a gastar lo más rápido posible su sueldo en bienes de consumo duradero como electrodomésticos, incluso si no los necesita para preservar su poder adquisitivo.
° También, se comienza a cuantificar el valor de los productos en una moneda extrajera estable. Eso creemos.

Alfredo Gordon